Isalda: cuando el cuero y el arte contemporáneo se unen en un bolso

Por Lorena Papí Rodes

“La forma sigue a la función”. Walter Gropius, fundador de la Bauhaus, creía en la estética funcional. La forma, la belleza, no podía ser resultado de un capricho sino que debía representar el alma misma del objeto: el fin para el que fue creado. Respetando principios como este y aunando en su filosofía las vanguardistas ideas de la escuela de diseño alemana con las técnicas más tradicionales de artesanía en cuero, nace la firma de bolsos y complementos Isalda.

Piezas únicas de “siluetas poéticas”. Creaciones minimalistas que fusionan creatividad y tradición. Arquitectura en cuero. Aparentemente sencillas y al mismo tiempo, complejas. Los bolsos y complementos de la firma madrileña Isalda se confeccionan a mano en su taller, por un equipo de artesanos que beben de las técnicas más tradicionales de un oficio con siglos de historia: el de los artesanos del cuero, como los que siguen manteniendo viva la talabartería en Andalucía.

Billeteros de IsaldaEs en su aparente sencillez donde reside la belleza —la forma estética, la funcionalidad de diseño— de las piezas de Isalda. Le deben su existencia y su nombre a Isabel Fernández Lanza, formada en diseño, amante de la geometría del antiquísimo arte en papel del origami y seguidora de los preceptos bauhasianos.

Son dos formas de entender el arte que aplica a sus creaciones: sorprendentes clutchs que se pliegan y transforman sus siluetas, como si fueran cisnes de papel. Bolsos de mano geométricos. Un homenaje al diseño industrial vanguardista y a la tradición artesanal de los trabajos con cuero. Un equilibrio entre lo clásico y lo revolucionario.

Pero no sigue la hoja de ruta de la moda; su paleta cromática es una apuesta —y ganadora— por la sencillez y la pureza: rojo, negro, gris y blanco. Sus bolsos, billeteras y bandoleras pretenden ser atemporales además de únicos. Por eso solo los elaboran bajo pedido y se toman su tiempo para producir artesanalmente cada uno de ellos. No le interesa la fabricación en serie, sino estar presente en la evolución del producto, que pasa por más de una docena de procesos, incluido el pintado de los bordes a mano.

En manos de Isabel, cada pieza de cuero es mármol listo para ser esculpido; lienzo que espera ser pintado y el plano sobre el que se proyecta la obra. Como un edificio vanguardista, los bolsos de Isalda desafían, en ocasiones, a las formas más clásicas. Cada trozo de ese material maleable, curtido y listo para doblegarse a su voluntad creativa, esconde dentro de sí una pieza de arte. La forma final no es sino el resultado de una búsqueda, la que le inspira: “Encontrar la esencia de cada objeto”. Y que este haga gala de la mejor calidad posible: tanto en la materia prima como en el proceso mismo de elaboración. Sin prisas, invirtiendo todo el tiempo necesario para garantizar una pieza con un acabado perfecto y trabajando siempre con la mejor materia prima, con el cuero más noble.

Bolso de cuero y complementos de Isalda

Es esta exigencia de Isabel la que convierte sus diseños en algo tan exclusivo. No quiere que sus colecciones, que solo responden a su ritmo creativo y no a la demanda, sean presa de un consumismo ansioso, aupado por las estrategias del marketing. Ella prefiere que cada cliente se tome su tiempo para valorar como se merece lo que va a comprar. Esperar semanas a que el bolso sea confeccionado es la confirmación de que estás adquiriendo algo único, por su naturaleza totalmente artesanal.

Pero también por guardar un equilibrio perfecto entre forma y función; porque juegan a ser arte, pero son llevables, fácilmente combinables. Por la pureza de sus formas, de sus colores y de su “alma” de cuero. Porque ofrecen una mirada nueva de la artesanía tradicional. En Isalda, belleza, funcionalidad herencia y futuro forman parte de una misma idea.

Fotos | Instagram y Facebook de Isalda

En Momentos Alhambra | Zubi, un paisaje entre tus manos a base de cuero, hilo e imaginación

En Momentos Alhambra | Petites mains, las costureras que dan vida a la alta costura

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Eugenia Boscá o las otras vidas de la cerámica

Eugenia Boscá o las otras vidas de la cerámica

15 noviembre, 2018
Ser alfarero es jugar con los elementos. Agua y fuego participan de esa asombrosa transformación de la arcilla y de otros materiales cerámicos ayudados por las manos del artista, que le da forma a la tierra. Y vida. O múltiples vidas, como las de las originales piezas totalmente artesnales que salen del taller de Eugenia Boscá en Lliria (Valencia).
Pilimili, o cómo devolver la serigrafía al territorio más artesanal

Pilimili, o cómo devolver la serigrafía al territorio más artesanal

5 septiembre, 2017
La serigrafía es al diseño lo que la imprenta a la literatura: un arte para extender otro arte, un medio tangible, poroso, en el que viven la belleza y el conocimiento. Y si hay algo intrínsecamente ligado con la serigrafía, a diferencia de la imprenta, es su marcado carácter artesanal. El proceso que sigue necesita…
El Lucernario: alumbrando con calidez artesanal y estilo singular

El Lucernario: alumbrando con calidez artesanal y estilo singular

19 noviembre, 2018
Las piezas de El Lucernario son mucho más que “artefactos de luz” que alumbran una estancia. Son obras de arte que brillan —literalmente— con luz propia. “Nos gusta alumbrar escenas contando relatos a través de la luz”. Ese es el leitmotiv de El Lucernario, como nos explica uno de sus ideólogos, Fernando García.