Hands and Lands, recolectando tradición en forma de alfombras

Por Eva Gracia

Viajar es mágico. Y con rotundidad podrán corroborarlo aquellos a quienes les haya picado el virus del trotamundos, ese que nos lleva a explorar, a conocer otras culturas, a ser sabedores de otras tradiciones, a aprender y valorar otros modos de vida, a apreciar nuestra identidad cultural y a enamorarnos de la variedad y grandeza de las que pueblan el resto del mundo.

La felicidad que aporta viajar no se puede explicar, hay que sentirla, como ocurre con cada una de las referencias de Cervezas Alhambra. Y bien lo saben Sheila y Silvia, dos hermanas que, a golpe de avión y de carretera, descubrieron lo mucho que les fascinaba la artesanía global, la que define a cada pueblo, la que sus gentes han cultivado durante décadas, la que materializa la idiosincrasia de cada rincón del mundo.

hands and lands

Y quisieron traer al corazón y al modo de vida del siglo XXI, ese imbuido de prisas y de ahoras, la esencia de los siempres que reposa en las piezas artesanales. Las alfombras bereberes tejidas nudo a nudo por manos que optan por crear/sin/prisa conquistaron sus almas y se convirtieron en el elemento central de su firma, Hands and Lands.

En busca del tesoro

Como buscadoras contemporáneas de tesoros que son, Sheila y Silvia viajan por Marruecos visitando a las tribus bereberes y observando cada rincón con atención, pues allí donde menos lo esperan puede estar la alfombra por la que habrán de pisar los sueños de Hands and Lands.

hands and lands alfombras

Porque su firma, esa que se ha convertido en una ventana con sede en Barcelona —y en el hoy omnipresente entorno digital— desde la que observar una de las tradiciones marroquíes con más arraigo, es el paradigma de la globalidad bien entendida.

La que se sirve de los recursos de hoy para perpetuar y modernizar los códigos de ayer.

Del mismo modo que Alhambra Reserva Roja aúna el saber hacer de los maestros cerveceros artesanos y las exigencias de los paladares actuales, Hands and Lands hermana de manera sublime las producciones tradicionales y las necesidades y gustos actuales del universo de la decoración.

Su catálogo se compone eminentemente de alfombras bereberes vintage rescatadas de lugares habitados por la decena de tribus nómadas con las que Sheila y Silvia han establecido una estrecha relación.

hands and lands alfombras

Ellas, una vez han seleccionado los ejemplares que formarán parte de la familia Hands and Lands —muchos datan de los coloridos años 60, pero también cuentan con piezas de los 70, 80 y 90—, se ocupan de ponerlos a punto, limpiarlos y restaurarlos para que viajen de regreso al futuro y vistan las paredes y suelos de aquellos que quieran contar en su hogar con un pedazo de historia de la artesanía escrita a mano y firmada en femenino.

Porque aquello de elaborar alfombras a base de nudos y convertir los hilos en lienzos es un arte que en Marruecos trabajan principalmente las mujeres.

Su saber hacer, su proceso minucioso y delicado de trenzar filamentos y dibujar, casi en el aire, formas geométricas de vibrantes colores se transmite de generación en generación.

De madres a hijas que continúan anudando lana y algodón como les enseñaron sus predecesoras, pero que, en un gesto de modernidad, utilizan también —como hacen en ocasiones en la tribu Azilal— tejidos reciclados.

Trabajo femenino y sostenibilidad, dos de los pilares de la sociedad actual hilados a la perfección con la tradición.

Una (y mil) oportunidades más

Los productos artesanos se conciben para perdurar. Para que el tiempo pase sin pasar por ellos. Para que sean muchas las vidas que puedan vivir.

Y las alfombras bereberes de Hands and Lands son un ejemplo más: lo que pudo ser hace décadas el suelo de una tienda o una manta para sobrellevar el frío del desierto es, hoy, un tapiz que viste la pared de ladrillo de un moderno ático o la suave y sedosa tela sobre el que empieza a gatear un bebé que, en unos años, heredará esa alfombra tejida a mano, la hará suya y le dará una nueva vida.

Esa es la magia de la artesanía: su capacidad para adaptarse a los tiempos y a los contextos y lucir, siempre, como la más moderna de las creaciones.

Imágenes | Facebook de Hands and Lands, iStock – kievith

En Momentos Alhambra | Nanimarquina: alfombras artesanas para un mundo de diseño

En Momentos Alhambra | La nobleza de la madera, sensual protagonista de Omelette-ed

Comparte con nosotros

1 comentario

Responder a Silvia Gómez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Crea sin prisa y con tus propias manos en los Talleres de Degustación de Cervezas Alhambra

Crea sin prisa y con tus propias manos en los Talleres de Degustación de Cervezas Alhambra

14 noviembre, 2017
El viaje de Cervezas Alhambra por los sentidos es un paseo de infinitos caminos que no se centra solo en aquellos propios del paladar, sino que explora todos los estímulos que una buena materia prima nos ofrece. Por eso, además de las catas sensoriales, tres días a la semana se puede disfrutar también de los Talleres de Artesanía: una pequeña brecha espacio-temporal en la que el tiempo se ralentiza para que podamos recrearnos en la belleza del tocar, sentir y crear sin prisa. 
Nowheresoon, enamorados del efímero diseño contemporáneo

Nowheresoon, enamorados del efímero diseño contemporáneo

11 febrero, 2019
La belleza está en el interior, decía el cuento que tantas veces vimos, oímos y contamos en la infancia. Y esa frase, que a tantas facetas de la vida se puede aplicar, encuentra su lugar también en el diseño… de interiores. Porque los espacios se dotan de alma y de vida a través del interiorismo y de todos esos seres inanimados que les dan una personalidad, un estilo, una distinción.
Wildflowers o el lenguaje de las flores

Wildflowers o el lenguaje de las flores

2 julio, 2019
Las flores guardan en sus pétalos mil historias que contar. La de un primer beso, la de un perdón, la de una despedida o la de un reencuentro. En Wildflowers lo saben bien y las flores cuentan, también, su historia. Karin e Irene, dos amigas, descubrieron la paz que les daba trabajar rodeadas de flores. «Siempre teníamos flores en nuestra oficina, nos gustaba decorarla con ellas», cuenta Irene. «Buscábamos un estilo más minimalista, no nos gustaban los ramos ya hechos de las floristerías. Y no encontrábamos, en ese momento, nada parecido a lo que queríamos», añade Karin.