Granada en el punto de mira.

Durante unos días, la plataforma crear/sin/prisa nos ha permitido disfrutar de obras de creación contemporánea con Granada como inspiración. Un recorrido por infinitos detalles de la Alhambra y Granada que han diseñado no solo el carácter de la ciudad sino el de la propia marca.

En sí mismas, cada obra nos llevaron a disfrutar y poner en manifiesto nuestros sentidos. Nacho Carbonell nos trajo una invitación a sentarnos, a parar, con su obra “El Patio“. Martín Azúa, realzaba el valor del tiempo plasmándolo en su obra ‘Parar‘. Mientras que ‘Hay cosas que necesitan tiempo’ la obra de Raquel Rodrigo, se convertía durante dos semanas en el foco de toda cámara que quedaba sorprendida ante la simetría y el orden plasmados en su obra. Y por último, ‘Para, Mira, Toca’, conseguía a partir de las manos de Álvaro Catalán de Ocón, una reinterpretación contemporánea de la cerámica vidriada de La Alhambra.

Una exposición única que ha invitado a Granada a Parar Más. Sentir Más.

 

Play
Artículos Relacionados
Manos que crean sin prisa: Luciolé, una nueva forma de crear luz

Manos que crean sin prisa: Luciolé, una nueva forma de crear luz

Madrid está lleno de rincones únicos. De esos que te encuentras dando una vuelta con los amigos y te quedas parado un instante, quizá mientras ellos siguen avanzando, para observar embelesado la entrada. En Cervezas Alhambra hemos recorrido la ciudad encontrando talleres de artesanos de imaginación desatada, obradores que hechizan con sus aromas y espacios donde aprender a crear pequeñas artesanías con nuestras propias manos.
La Terraza Magnética, un oasis de cine y cultura en el verano madrileño

La Terraza Magnética, un oasis de cine y cultura en el verano madrileño

Madrid y su cielo. Dicen que es uno de los más atractivos que hay. Con cada estación muestra matices que le infunden una personalidad única y en verano se muestra limpio y brillante, lleno de energía y sosteniendo ese calor que emerge del asfalto de la ciudad. Y entre sus nubes surgen rincones para aliviarnos de la temperatura a veces sofocante de la bulliciosa y ajetreada capital.