Granada en el punto de mira.

Durante unos días, la plataforma crear/sin/prisa nos ha permitido disfrutar de obras de creación contemporánea con Granada como inspiración. Un recorrido por infinitos detalles de la Alhambra y Granada que han diseñado no solo el carácter de la ciudad sino el de la propia marca.

En sí mismas, cada obra nos llevaron a disfrutar y poner en manifiesto nuestros sentidos. Nacho Carbonell nos trajo una invitación a sentarnos, a parar, con su obra “El Patio“. Martín Azúa, realzaba el valor del tiempo plasmándolo en su obra ‘Parar‘. Mientras que ‘Hay cosas que necesitan tiempo’ la obra de Raquel Rodrigo, se convertía durante dos semanas en el foco de toda cámara que quedaba sorprendida ante la simetría y el orden plasmados en su obra. Y por último, ‘Para, Mira, Toca’, conseguía a partir de las manos de Álvaro Catalán de Ocón, una reinterpretación contemporánea de la cerámica vidriada de La Alhambra.

Una exposición única que ha invitado a Granada a Parar Más. Sentir Más.

 

Play
Artículos Relacionados
Para.Mira.Toca – Encuentros

Para.Mira.Toca – Encuentros

En Cervezas Alhambra creemos que la vida sólo se disfruta plenamente cuando vamos sin prisa, por eso te invitamos a descubrir cómo esta filosofía ha sido clave en la manera de trabajar de nuestros invitados; cómo parar, mirar y tocar ha sido clave en el desarrollo de su trabajo.
Agustina Studio, una nueva mirada al noble arte del estampado

Agustina Studio, una nueva mirada al noble arte del estampado

Siluetas, formas, geometría y colores. Telas, madera, papel pintado, revestimientos y algodón. El arte del estampado tiene múltiples maneras de expresarse, tantas como una viva imaginación le permita pensar. Una línea que navega en un mar de posibilidades, en el que encontrarse con un obstáculo significa una nueva forma de seguir la trayectoria.
Siete rincones para sentir la magia del verano con los cinco sentidos

Siete rincones para sentir la magia del verano con los cinco sentidos

El verano nos hace brillar. Y vibrar. Porque después de meses de letargo y un lento despertar primaveral, el alma ansía libertad. Escapar de las rutinas y vivir momentos únicos. Respirar, desconectar; mirar y no solo ver. Experimentar la vida con los cinco sentidos. El verano está repleto de estímulos que los conquistan: desde experiencias gastronómicas junto al mar hasta eventos culturales que solo pueden vivirse durante estos meses.