Gimaguas: joyas, zapatos y vestidos con los que llevar el mar a todas partes

Por Nerea Campos Godoy

El verano significa calor, días que se alargan hasta que una brisa anuncia su fin, el descanso retirado, las vacaciones y, por supuesto, el mar. Olor a salitre y a arena, estribillos de gaviotas y la espuma de los días. Cuando las ganas de mar acechan, pero no siempre se puede estar en contacto con él, podemos llevarnos un pedacito de playa en la ropa o en las joyas con nosotros.

guimaguas prendas y joyas de inspiracion maritima

El mar siempre ha inspirado a los artesanos joyeros o a los diseñadores de moda; y la firma Gimaguas se suma a esa influencia marítima en joyas, prendas, zapatos y bolsos que conquistan los corazones de los que tienen el océano muy dentro. La singularidad de sus piezas hechas a mano en pleno siglo XXI acompaña a los atardeceres que duran hasta el infinito.

Gimaguas es una tienda online creada en 2016 en Barcelona por dos hermanas gemelas, Sayana y Claudia Durany. Una parte importante de su esencia es la materia prima que utilizan: materiales de calidad, duraderos y resistentes, como el lino, el algodón o, para dar ese toque marino tan característico de su marca, las conchas.

Muchas prendas proceden de lugares, pequeños puestos y proyectos especiales que les llaman la atención en sus viajes. Otras veces, son ellas mismas quienes diseñan sus joyas y prendas y las producen con artesanos locales, expertos en la confección manual de piezas únicas, diferentes y elaboradas con el mimo de unas manos expertas en la tradición. La perfecta sinergia entre técnicas artesanas del pasado y unas ideas jóvenes y frescas que se muestran a través del escaparate contemporáneo que es internet.

Gimaguas apuesta por un modo de vestir y de vivir bohemio, que presta atención al detalle más mínimo, sin dejar de lado la sencillez de cada prenda y cada joya. La naturalidad llevada a un estilo de vida.

Vacaciones ligeras junto al mar

Los años de viaje alrededor del mundo sembraron la simiente de las distintas colecciones que estas dos hermanas han ido desarrollando a lo largo de estos dos años de vida de su proyecto. Estas experiencias suscitaron en ellas una profunda apreciación por las piezas hechas a mano y todos los artículos de vestir que tienen un origen artesano. Prendas únicas y la iluminación de los días soleados, los pies descalzos y las noches sin fin las inspiraron entonces y las inspiran ahora.

guimaguas prendas y joyas de inspiracion maritima

El origen del nombre de su tienda se encuentra en la palabra suramericana para “gemelas”, una connotación que para ambas tiene mucho poder y conexión. Encontrar tesoros atemporales, ya sean joyas, palabras o vestidos, mientras viajan es una de las ventajas de esos paseos por el mundo, que se materializan en Gimaguas, cuyo mantra es “many things from many lands”. Muchas cosas de muchos sitios.

Las prendas y las joyas que estas dos hermanas y emprendedoras recogen de sus viajes se alejan de las tendencias efímeras para crear una moda atemporal, donde la sensualidad juega un papel importante. A pesar de sus raíces españolas, la pulsión de trotamundos que ambas comparten les ha llevado a explorar territorios donde el sol es el verdadero protagonista. Marruecos, México, Portugal o las islas Seychelles son lugares que guardan la luminosidad que inspira las prendas artesanales de su marca.

Además de los vestidos de algodón, las espaldas aireadas o los tejidos hechos de lino cuyo tacto es inseparable del estío, han sucumbido ante la influencia de la India y de sus destellos dorados para crear su colección de joyas. Ellas han apostado por celebrar el brillo de esta tierra y sus atardeceres con unos pendientes o una concha que destaca en el escote de un vestido.

Piezas únicas hechas a mano

Cuando un diseño es artesanal, se desarrolla con gusto y disfrute, esas buenas sensaciones que rodean a la prenda o a la joya terminan por notarse en el resultado. Las piezas de estas dos hermanas evocan los días alegres llenos de tranquilidad, las tardes largas en la playa en las que nos damos el capricho de aguantar hasta que se vaya el sol y se levante la brisa, las noches con amigos disfrutando con calma y una buena conversación del sabor siempre repleto de matices de una Alhambra Reserva Roja, esa que, ahora, podemos disfrutar en nuevo formato de 70 cl.

Apreciar el valor de la singularidad de cada artículo creado por las gemelas Durany en Gimaguas es entender el proceso de diseño, la sencillez y la unicidad de cada una de sus prendas, alejadas de los productos de consumo masivo.

Conocer Gimaguas es dar un paseo por los países por los que ellas también han viajado. Conectar con otras culturas, acercarse a diferentes mares y océanos, convivir con la naturaleza y explorar lugares que están más cerca de lo que aparentan. La moda sin prisas, los vestidos artesanales fabricados con técnicas de ayer para vestir en planes de hoy, los diseños hechos a mano y la delicadeza puesta en el cuidado de cada prenda, cada colgante, cada joya.

Imágenes | Facebook de Gimaguas, Unsplash – Biel Morro

En Momentos Alhambra | Moda para espíritus inquietos, inconformistas y amantes de lo único: Bambam

En Momentos Alhambra | Hands and Lands, recolectando tradición en forma de alfombras

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
La belleza lorquiana de los patrones de Miriam Doz

La belleza lorquiana de los patrones de Miriam Doz

20 diciembre, 2017
Hay algo mágico en la costura. En cómo los hilos unen retazos de tela y crean prendas fabulosas. En cómo, de un boceto en papel, se puede llegar a dar forma a un vestido que cuente una historia. Y, sobre todo, hay algo mágico en las manos que son capaces de todo eso. Como las de la diseñadora Miriam Doz.
Lettering, el arte contemporáneo de las letras

Lettering, el arte contemporáneo de las letras

19 marzo, 2018
Trazar. Porque es el movimiento lo que creará. Practicar. Una y otra vez. Sin descanso. Pensando que en la repetición está el secreto. Hacer para que la muñeca tenga la soltura suficiente. Ejecutar hasta que el instrumento sea una extensión de la mano. Repetir hasta llegar a distinguir la mínima diferencia, esa que es imperceptible para un ojo cualquiera.