Festival Flora, cuando el arte floral roza las estrellas

Por Laura Elena Vivas

Percibir el roce delicado de un pétalo. Percibirlo de forma individual con la yema de los dedos, mientras la vista se extiende mirando a los miles del conjunto que forman una figura que llama la atención de nuestros ojos. Y con ellos la nariz se deleita, ese aroma que las flores emanan para conectarnos con la raíz de la naturaleza de la que venimos, de donde somos.

Una flor significa mucho para nuestros sentidos. Quizás por eso en Córdoba las homenajean cual diosas a las que hay que rendir culto para que sigan llenándonos la retina, el olfato, la dermis.

Es una ciudad que cada primavera se engalana con sus patios llenos de flores, y que ahora, por segunda vez, en otoño se vuelve a vestir de fiesta con el trabajo que 6 artistas contemporáneos están realizando en el Festival Internacional de las Flores (Flora).

Flora, allí donde las flores son las estrellas

Si en la cotidianidad cada cordobés cuida con esmero esas flores que visten sus patios, en Flora podrá ver cómo ese arte que para ellos forma parte de la vida diaria es llevado a expresiones que van más allá de su contexto.

Como escenario, seis patios de edificios emblemáticos de la ciudad pertenecientes al Ayuntamiento. Allí, seis artistas internacionales, de los mejores floristas, han expresado en distintas instalaciones su propia visión de este patrimonio andaluz con las obras que han creado y que se exponen al hasta el 28 de octubre.

lola guerrera flora cervezas alhambra

Se trata de un intercambio cultural inédito entre una tradición tan nuestra como los patios cordobeses y un arte tan contemporáneo como el de las instalaciones florales. El resultado es un trabajo artesano que cuenta con el apoyo de Cervezas Alhambra, patrocinador de esta acción tan llena de vida y color.

Porque, si a algo nos enseñan las flores, es a tener paciencia. Las prisas no tienen lugar cuando hablamos del crecimiento de una flor. Cuando se cuidan y contemplan las flores, la acción de Parar más, Sentir más es firme, potente, cautivadora.

En el evento cada artista ha creado su obra participando además en un concurso cuyo ganador elegirá por un jurado internacional. Cada uno de ellos, con su propia visión del mundo, con su bagaje, su trayectoria e historia, han reinterpretado los patios cordobeses. Como Lola Guerrero, la artista cordobesa que participa en el Palacio de Orive con una instalación muy particular, una llamada Perseida.

Lola Guerrero, lo bello y lo vulnerable

Nacida en 1982, la artista conmueve con sus obras delicadas y que han encontrado en la naturaleza un vehículo para expresar la belleza que busca transmitir.

Para el festival Flora, la visión de Lola ha encontrado el canal para expresarse a través de la simulación de un meteorito impactado sobre la tierra cuyos rebotes en el suelo son flores; todo enmarcado en una estética ligada al cómic y con un trabajo completamente artesano.

instalacion perseida en festival flora

Ese impacto caído en el patio del palacio produce una hibridación de especies autóctonas y ajenas, la flora típica del lugar se fusiona con una botánica inspirada en la ciencia ficción de los años 80. El conjunto final, además, sorprende a quien lo observa con un apartado interactivo en el que se invita a buscar a unos curiosos seres ocultos en la vegetación.

Perseida es verde y colorida, minimalista y llena de detalles. Una obra única en la que el tiempo es necesario para poder disfrutarla, y que invita a descubrirla con la ayuda de todos los sentidos. Solo así se puede disfrutar plenamente. Solo así se puede apreciar el trabajo de Lola Guerrero en todo su esplendor.

Imágenes | Festival Flora

En Momentos Alhambra | Las cerámicas de Somos Bonjour, una perfecta oda a la imperfección

En Momentos Alhambra |  La arquitectura de papel de Inés Marco

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Vidrio Sorribes: casi un siglo dedicado al bello arte del cristal

Vidrio Sorribes: casi un siglo dedicado al bello arte del cristal

27 diciembre, 2018
Sara Sorribes solo tenía 21 años cuando entró a trabajar en Vidrio J. Sorribes, la empresa fundada por su abuelo en 1920. Le bastó un mes entre tubos y sopletes para entender que, como él, y como su padre, tenía “vidrio en lugar de sangre” en las venas. Quería dedicar su vida a jugar con los elementos, a dar forma a su creatividad a base de cristal y fuego. Y empezó desde abajo, manteniendo esa filosofía de que una empresa debe ser siempre como una gran familia.