Estudio Savage, el buen hacer artesanal de factura impecablemente contemporánea

Por Nerea Campos Godoy

El placer de observar con nitidez cada detalle es darle una oportunidad al tiempo, es invertir en él. Es una forma de apreciar la originalidad que habita en lo cotidiano. Algo similar ocurre con la propuesta de Cervezas Alhambra de Parar más. Sentir más: una invitación a poner en marcha nuestros sentidos para apreciar lo que nos rodea, su singularidad, y olvidarnos de esa inercia que muchas veces impide que veamos —de verdad— aquellas cosas que nos acompañan en el día a día.

Al parar más, cuando somos capaces de estimar el valor que tienen cinco minutos al día para respirar hondo, notamos los matices y pinceladas de lo que antes clasificábamos como ordinario.

diseños de prendas de ropa de Estudio Savage Esa llamada a cuidar cada pormenor y disfrutar de la curiosidad de fijarse en cada pequeño detalle también las comparte el estilo creativo de Estudio Savage, una empresa donde la innovación y la belleza juegan los papeles más importantes. Desde una base multidisciplinar, con la que se centran en el diseño, elaboran y dan vida a la personalidad de cada una de las marcas que se acercan a ellas para contagiarse de originalidad y mimos.

Una manera de aprender la vida es abrazando las características que nos hacen únicos, ser quienes somos, y esto también se refleja en la tradición artesanal española. Esa que busca que la belleza no solo sea el resultado final, sino también los arcenes del camino. Un espíritu que, como le ocurre a Cervezas Alhambra, refleja el poder de una mirada o el contacto de una mano con otro objeto.

La artesanía del país desde el prisma del presente

lámpara diseñada por Estudio Savage

En la plataforma crear/sin/prisa de Cervezas Alhambra se tiene muy presente la artesanía, los modos de trabajo de las manos, en todos los procesos de creación. Es precisamente el diálogo que tiene lugar en ellos entre arte y artesanía lo que caracteriza las obras que integran esta iniciativa. Una reinterpretación de la tradición que la trae al presente, en un idioma comprensible en su modernidad y que también encontramos en Estudio Savage, donde toda su labor tiene como base la perspectiva más contemporánea de la artesanía.

Cuando se forja una idea en ambas marcas, se apoyan en una filosofía que desde el inicio marca los caminos por los que más tarde van a ir desarrollando su trabajo. Ser fieles a su propio espíritu como un método de trabajo que enlaza la tradición más arraigada con la artesanía del país.

Por eso, en Estudio Savage aún se utilizan técnicas tan artesanales como el ahormado o la guarnicionería. Con ellas se pueden crear unas series de productos de edición limitada con las que aseguran a su público que cada prenda de ropa, cada accesorio y cada producto de artesanía ha sido fabricado con la mayor atención y es, en su esencia, un objeto único.

Esa misma manera pausada de elaboración es la que sigue Cervezas Alhambra: reinterpretar los conocimientos artesanales del malteado de la cebada, moler la malta, preparar el mosto, el proceso de ebullición y de lupulizado, entre otros, tal y como se han ido heredando de generación en generación. Cada cerveza suya es especial y única, pero conserva su esencia de Alhambra de siempre.

Una continua pulsión que une a la tradición con la actualización de los procesos contemporáneos. Si en Estudio Savage esto se hace con la búsqueda de una belleza que se pueda trasladar a cada objeto, en Cervezas Alhambra se refleja en la textura y en el sabor.

Desde que en 2012 el equipo formado por Adrián Salvador y Lucas Zaragosí decidió que Valencia sería su sede, han trabajado junto a numerosas marcas para ofrecerles su capacidad de diseño y dirección creativa.

Su estudio hace las veces de despacho, repleto de materiales de todo tipo que utilizan a diario: telas, pequeñas piezas de joyería, cerámica, piel. Son los hilos que van generando la fuente de su trabajo. Un proceso de creación que, al igual que la elaboración de Cervezas Alhambra, escoge la mejor materia prima para que surja la intensidad de su sabor más característico.

Prendas y accesorios de edición limitada en Estudio Savage

Los creyentes de la belleza tienen una nueva marca con la que conversar y disfrutar del matiz y detalle. Escuchar y mirar como base de una manera de trabajo que se detiene en todos y cada uno de los niveles del proceso de elaboración, sin importar el tipo de objeto o prenda que tengan entre manos.

jarrones diseñados por Estudio SavageAsí conciben tanto desde Estudio Savage como desde Cervezas Alhambra el momento de creación. Una forma de trabajar y de unir la creación contemporánea con la tradición artesanal española. La mirada de la actualidad, cada capítulo de creación y la originalidad a la hora de descubrir nuevas cosas dan lugar a prendas y accesorios de edición limitada.

Su naturaleza más salvaje viene desde una rotura con la manera de producción de los engranajes actuales y se mira hacia dentro, para recordar los procesos heredados en los que tomarse un tiempo importa. Volver a usar las manos para crear, olvidar por un momento la tecnología o utilizarla de manera que permita que empape la memoria de la forma de elaboración de antaño.

Cuando se hacen las prendas a medida, los bolsos bajo petición o las joyas de una en una. Se invierte tiempo y esas semillas prometen que los frutos crecerán sanos y frescos, gracias al mimo y al cuidado del diseño bien entendido. Esto ocurre con todo: crear/sin/prisa para poder apreciar con todos los sentidos la elaboración, cada paso que se va dando. El resultado es tan importante como cada avance.

Imágenes | Facebook de Estudio Savage

En Cervezas Alhambra | Cerámica contemporánea o cuando la tradición da forma al diseño

En Cervezas Alhambra | Two Hands Madrid o cómo reinventar el clásico bolso de piel

 

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Los secretos de la ollería mallorquina

Los secretos de la ollería mallorquina

16 noviembre, 2017
La ollería mallorquina, una tradición de más de cuatro siglos, debe su supervivencia a un pequeño grupo de artesanos. Son los ollers de Pòrtol y Sa Cabaneta (Marratxí, Mallorca), que dan vida al fango con sus propias manos para transformarlo en ollas, vasijas y todo tipo de utensilios, como lo hicieran sus antepasados.