Escribir con luz: la colección que recupera la vanguardia fotográfica europea

Por Nerea Campos Godoy

Decía el fotógrafo francés Bruno Barbey que “la fotografía es el único lenguaje que puede ser entendido y comprendido en todo el mundo”. Aunque este arte nos traiga al presente imágenes de hace un siglo, de hace décadas o apenas lustros, ese instante congelado que aparece ante nuestros ojos vuelve a ser percibido, en otra época y otro tiempo. Quizá sin llegar a saber que, al disparar la foto, se estaba escribiendo una historia, cuya noción recaería en desconocidos que luego recuperan su mensaje.

Una cámara de fotos puede hacer poemas con el material que le da la realidad. La fotografía experimental de los años 20 comenzó a probar la manera de relatar que tienen las imágenes: cómo se producen sus verbos y se complementan con adjetivos hechos de luz y sombras. Por eso, la exposición Escribir con luz ha recuperado la vanguardia fotográfica europea, para guardar y no olvidar que la historia también puede ser escrita y contada con imágenes.

De hecho, el periodo de entreguerras en Europa fue una época muy rica en la que la fotografía se convirtió en uno de sus principales actores. Se recogían momentos de gran interés a la vez que se consolidaba la técnica de la fotografía experimental durante los años 20. Ese parar y dejar que los sentidos cobren protagonismo que Cervezas Alhambra propone hoy ya estaba patente entonces. Había otra forma de mirar y entender un instante preciso. Cuando los ojos comienzan a sentir, se abre la mente y la perspectiva es capaz de aprehender todo lo que una imagen tiene para ofrecer. Porque la atención al detalle nos ayuda a redescubrir la singularidad de lo cotidiano, de lo que nos acompaña día tras día discretamente desapercibido hasta que nos tomamos un segundo para mirarlo de verdad. Con otros ojos.

Solo con la mirada abierta somos capaces de abrir todos los demás sentidos. Y para comprender el pasado desde el presente, el Centro de Arte de Alcobendas recupera la colección de fotografías de entreguerras que tiene el IVAM, cuando este cumple 30 años desde su nacimiento. Son 250 obras, todas ellas influenciadas por distintas corrientes y numerosos maestros de este arte, pero con un punto en común: la luz es quien las escribe.

Comprender la historia que nos llega en imágenes

Para adentrarnos en otra época tenemos la suerte de contar con las imágenes que el tiempo ha mantenido a flote. El IVAM ha buceado entre sus fondos para que el Centro de Arte de Alcobendas tenga también la oportunidad de exponerlas.

Este tipo de imágenes, que nadan entre lo documental y lo experimental, no solo es una muestra de fotografía. Sino que también plantea diálogos que este arte ha mantenido consigo misma desde su nacimiento: cómo contar la vida desde lo que se ve, cómo ser un medio para explorar el mundo.

Cuando tenemos la oportunidad de Parar más. Sentir más son los sentidos los que reivindican su papel protagonista. Pararnos ante una fotografía, dejar que cuente su historia y acercarnos a ella para explorar todo lo que quiere contarnos, pues el tiempo que haya pasado no es impedimento para comprender, siempre que haya cierta predisposición.

Por eso, en la muestra se han expuesto tanto fotografías como carteles, fotomontajes, libros y revistas de vanguardia que todavía apelan a nuestros sentidos. Nos ayudan a comprender lo que fuimos para saber lo que somos. En su momento, estas fotografías fueron marcando el devenir de la estética contemporánea: desde que en los años 20 fueron un medio más experimental, hasta consolidarse en los años 30 en una manera de documentar la vida tal como era, con su cotidianidad y sus conflictos.

Contar la historia en épocas de cambio

En el periodo de entreguerras se llegó a la fotografía como una nueva forma de expresión: medio y arte para contar. En una época como el primer tercio del siglo XX, Europa necesitaba poder relatar su historia, lo que le ocurría y lo que anhelaba para su futuro. Por eso, el arte siempre ha sido un mecanismo de creación y de palabra, ya sea escrita con la luz o con el lápiz.

Pero los fotógrafos consiguieron trasladar lo que veían sus ojos a las imágenes que hoy todavía nos llegan. Carteles, collages y fotografías de artistas como Ladislav Berka, Horacio Coppola, Edward Weston, Margaret Burke-White o Pere Catalá. Recordar lo que fuimos y brindar por lo que somos y seremos junto a una Alhambra Especial, alejándonos de la inercia del diario y cobijándonos en esa compañía cálida con la que hacer viajes sin salir de la ciudad, viajes que nos llevan a explorar pasados alternativos en forma de estas instantáneas congeladas, cargadas de matices que encontrar una y otra vez.

Es una forma de conmemorar la historia que nos ha hilado y nos ha unido, a pesar del carácter único y especial de cada época. Desde un punto de vista más inquieto que tuviera la mirada surrealista, hasta la posibilidad de documentación que brindaba la fotografía congelando la historia.  Como diría Sally Mann, “las fotografías abren puertas al pasado, pero también permiten echar un vistazo al futuro”.

Imágenes | Twitter de Centro de Arte de Alcobendas

En Momentos Alhambra | Estas galerías de Madrid te ofrecen el plan perfecto para el sábado por la mañana

En Momentos Alhambra | Cómo surgió el arte contemporáneo: una historia de vanguardia

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
La seda, el original lienzo de Martina Menke

La seda, el original lienzo de Martina Menke

9 octubre, 2017
No hay mejor storytelling que aquel que da cuenta de la vida de quien hace posible una idea. Nos pasamos la vida juzgando las cosas por su autenticidad y, en un intento por hacerlas más valorables, acabamos ponderándolas con historias que adornan, pero no forman parte de su verdadera naturaleza.
ARCOmadrid 2018: bienvenidos al futuro del arte contemporáneo

ARCOmadrid 2018: bienvenidos al futuro del arte contemporáneo

11 enero, 2018
Que el futuro ya llega lo advierte en Madrid la feria más famosa del invierno que tiene lugar en Ifema: la de ARCOmadrid 2018, que este año recibe a la ciudad entre el 21 y el 25 de febrero. Todos los artistas, junto a sus respectivas obras, se atreven a contarnos y a contarse en pasado, presente y futuro, presentando a la misma vez una multitud de maneras de entender el arte.
La Petite Sardine: bolsos artesanales para conquistar el verano

La Petite Sardine: bolsos artesanales para conquistar el verano

30 mayo, 2018
La brisa del verano pide unos bolsos hechos de manera artesanal, aquellos que, al contacto con el sol, no queman, pero su luminosidad atrae la mirada de todos cuantos se cruzan en su camino. Tonos marrones que simulan el color de la arena, la comodidad y la elegancia cuelgan del hombro en forma de un bolso de mimbre: uno de los complementos más naturales para la época del año que pide sencillez.