Erik Winkowski o el arte de la sencillez en movimiento

Por Eva Gracia

«Hay algunos artistas que generan esculturas a partir de 10 toneladas de sandía. Yo soy más de los que son capaces de generar algo emocionante a partir de una semilla de una sandía. Ese es el tipo de arte que a mí me emociona». Con esa contundente frase resume la esencia de su trabajo el artista estadounidense Erik Winkowski, que ha hecho de los collages en movimiento su seña de identidad.

La red social Instagram es el lienzo de espacio infinito de Erik, creador nacido y criado en Nueva York que, en 2011, cambió los rascacielos de la Gran Manzana por las casas de colores de Nueva Orleans. Él y su arte sencillo y colorido se han encontrado con Cervezas Alhambra para explorar un nuevo sentido de los Momentos Alhambra.

Lo han hecho a través de una colaboración compuesta por nueve piezas cargadas de emoción y de sencillez, pero no de simplismo: con las características botellas y copas de Cervezas Alhambra como elemento principal y eje de una creatividad que nos sorprende, que nos dibuja una sonrisa en el rostro, que nos enseña a mirar con otros ojos y a observar aquello que no se ve en un primer vistazo.

Momentos Alhambra, inspiración para la creatividad

Los Momentos Alhambra, como las propias Cervezas Alhambra o las piezas de Erik Winkowski, no se pueden explicar, hay que sentirlos. Hay que adentrarse en el Jardín Cervezas Alhambra que este verano se ha instalado en Madrid para comprenderlos; hay que participar en un taller con Deliciuos Martha celebrado en este oasis para comprender cómo la filosofía de la casa granadina se pone en práctica.

Hay que atreverse a Parar más, Sentir más.

Erik Winkowski lo hizo y lo hace cada día: para para crear, crea para parar. Solo así, deteniéndose, encontrando el tiempo necesario para inspirarse y dar rienda suelta a sus pulsiones artísticas, consigue dar forma a sus sentimientos e intuiciones y convertirlos en bellos collages.

Junto a Cervezas Alhambra, y en una colaboración de la que se ha hecho eco la revista especializada en diseño y creatividad Yorokobu, ha explorado lo que son los Momentos Alhambra para él. Emocionarse con lo sencillo, apagar los sentidos para encenderlos de nuevo y sentir con plenitud, descubrir la magia en lo pequeño, en el mimo por el detalle, en lo singular y excepcional.

Así, Erik Winkowski ha ahondado en los tres ejes de Momentos Alhambra, la cultura y artesanía, la música y la gastronomía, y los ha hecho suyos. Se ha acercado a estos tres universos a su manera, poniendo en énfasis en la originalidad, la creatividad y la esencia de una casa cervecera que va más allá de la cerveza, que crea momentos inolvidables en torno a una Alhambra Reserva 1925, Alhambra Especial o Alhambra Reserva Roja.

Con todo eso, Erik Winkowski crea obras inolvidables que podrás disfrutar en el Instagram de Cervezas Alhambra.

9 piezas para Parar más, Sentir más

Haciendo gala de su sutil e inteligente ingenio y vinculándose a Cervezas Alhambra y su universo, Erik Winkowski ha dado forma a nueve collages en movimiento que respiran su estilo, sí, pero también el de la casa granadina.

Tres piezas que nos remiten a la cultura y la artesanía; tres que nos suenan a música y otras tres que nos saben a gastronomía. Alguna con un espíritu surrealista, otras con un alma pop, pero todas 100% Erik Winkowski.

Un sol que es, en realidad, el fondo de un vaso de Alhambra Especial; unas ondas de sonido con forma de Alhambra Reserva 1925; unos vinilos con los clásicos motivos geométricos de La Alhambra de Granada y el sonido del jazz de Nueva Orleans; unas copas que suenan y reproducen su propia melodía; una brocha que llena y vacía una copa…

Los nueve diseños de Erik Winkowski son una explosión de color y originalidad. También de guiños divertidos y de creaciones elaboradas con cuidado, cariño y tiempo. El mismo tiempo que dedicamos a contemplar estas piezas, a saborear su esencia cuando aparecen en nuestro feed de Instagram, un lugar donde también, aunque a veces parezca imposible, podemos Parar más, Sentir más.

Pausa en medio de la vorágine

En un mundo de estímulos constantes como son las redes sociales en general e Instagram en particular, detenerse resulta complicado. Captar nuestra atención, casi un imposible. Pero Erik Winkowski lo logra con collages en movimiento, que siempre guardan una sorpresa o detalle que apreciar.

Y, así, nos demuestra que parar para sentir, para crear, siempre es posible. Hasta en los entornos más ajetreados y repletos de ruido. Los Momentos Alhambra se esconden en cualquier parte: en un jardín escondido en la bulliciosa Madrid; en un concierto acústico de tu grupo favorito; en un taller de flores y hasta en un perfil de Instagram. Solo hay que aprender a mirar más y sentir más.

Imágenes | Michael Tucker, Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Un oasis de flores en la ciudad: Wildflowers llena de sensaciones el Jardín Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Pájaro Sunrise inunda el escenario Jardín Cervezas Alhambra de folk y frases que detienen el tiempo

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
La ciudad a mano alzada: la mirada de Jorge Arranz al paisaje urbano

La ciudad a mano alzada: la mirada de Jorge Arranz al paisaje urbano

10 agosto, 2018
Cuenta que no espera nada, solo observar y tener encuentros con la urbe que lo motiven a dibujar, da igual si es en blanco y negro o a color, lo importante es esa línea sencilla que va formando siluetas más complejas a partir de una recta o círculo. Con su trazo insufla vida y ánimo desde el vital cuaderno a paisajes que son, aparentemente, solo asfalto.
Nacho Carbonell pone nombre propio al diseño en el Madrid Design Festival

Nacho Carbonell pone nombre propio al diseño en el Madrid Design Festival

8 febrero, 2018
Desde el cuchillo que utilizamos para cortar el pan recién horneado a la silla en la que nos sentamos para dejar volar nuestra imaginación con la ayuda de un buen libro, todo es diseño. Y ese fabuloso baúl que almacena todo lo que nos hace la vida más fácil (y más bonita, porque la funcionalidad y la belleza no están reñidas) se viste de fiesta este mes de febrero y sale a pasear sus encantos por la capital en el Madrid Design Festival.