En la era digital, el encanto del papel sigue vivo en naranja&madera

Por Nerea Campos Godoy

Quién no ha añorado alguna vez una época pasada, una era en la que predomine un estilo de vida más sencillo o una manera de afrontar el día a día con la paciencia de la naturaleza. Ahora que la tecnología ha alcanzado un punto de desarrollo exponencial, todo es electrónico.

En un pequeño dispositivo encontramos todo lo que podemos necesitar más a mano que nunca: desde los relojes hasta los libros, pasando por la agenda mensual o diaria, la música y las películas. Incluso la compra nos encuentra a golpe de clic.

Hay quien quisiera traer otra manera de hacer al presente, que esos pequeños placeres, como el de leer un libro con olor a nuevo, nos rescaten de una vorágine digital. Y hay quienes se atreven a hacerlo realidad, con la valentía que supone desplegar una labor a contracorriente de los mandatos exteriores, pero muy en sintonía con una vocación más calmada que reivindica la filosofía del slow life o vida sencilla.

Así surge naranja&madera, un pequeño taller artesanal fundado en 2012 que busca devolverle su importancia a los tiempos de fabricación y al cuidado por la técnica y los materiales. Su proyecto está en consonancia con esos valores de Cervezas Alhambra, para quienes importan tanto la fabricación artesanal como traerla al tiempo presente. La nostalgia bien entendida puede ser muy ventajosa en el ahora.

En este estudio profesional buscan, por eso mismo, traer una nueva mirada del pasado al momento actual, deshacerse de las ataduras de la presencia online y trabajar con todo tipo de artesanía en papel. Los enamorados de los procesos artesanales y de marcas que trabajan con mimo encontrarán esa sensación de confianza que procede del papel artesanal y de la encuadernación hecha a mano.

La encuadernación artesanal y sus tiempos

Cuando se tiene una idea surge una imagen que irradia perfección y detalles, pero, hasta llegar a ella y convertirla en un objeto tangible, ha necesitado un procedimiento que requiere tiempo y la paciencia que se obtiene de los procesos hechos a mano.

En naranja&madera tratan de ajustar una encuadernación específica a cada tipo de producto. No solo la funcionalidad es la guía en estos momentos, también hay una parte de inspiración y otra que procede de la intuición. Esa es la que responde a la estética. Cada objeto precisa de su propio movimiento de manos y, a la hora de tomar decisiones, en este taller aciertan con el resultado.

Por ejemplo, el cosido visto se puede emplear tanto para cuadernillos, como para hojas sueltas. Si es el caso de una publicación con pocas hojas, el hilo las atraviesa por el lomo y se ajustan a la cubierta con sencillos movimientos que atraviesan las páginas. Una variante sería el cosido lateral, donde el hilo queda a la vista de frente, en lugar de en el lomo.

También trabajan con la encuadernación japonesa, un proceso artesanal de larga tradición y muy conocido, gracias a su dinamismo. Se hace mediante la técnica del cosido, pero hay que poner un cuidado especial en la manera de hacerlo para que los hilos que quedan a la vista no se estropeen mientras pasan de un lado a otro. Además, permite la combinación del color de las tapas con el de cada hebra.

La versatilidad de la encuadernación hecha a mano

A pesar de que la encuadernación más conocida es la que se hace de cuadernillos, de hojas sueltas y de papel en general, en naranja&madera cuentan con una imaginación que sobrepasa los límites de lo establecido formalmente.

Entre sus productos más solicitados se encuentran las cajas encuadernadas que han sido diseñadas específicamente para un cometido concreto. Han elaborado diseños de cajas para albergar CDs con una presentación muy exquisita y elegante, han creado cajas para mostrar la obra de artistas y hasta los USB tienen su sitio de honor en ellas.

Las cartas para restaurantes también juegan un papel importante en el desarrollo de nuevas ideas para ejercitar la imaginación. Las formas que proponen en naranja&madera se ajustan a la personalidad de cada negocio y estudian los colores, letras, tamaños y dimensiones más adecuados para cada uno.

Para empresas que no son restaurantes, pero están interesadas en sus diseños, pueden optar por la encuadernación corporativa para crear imagen de marca.

Y, por último, la encuadernación especial es ese escondite en el que se guardan los mejores secretos: las cartas de un ser querido, un diario de infancia o adolescencia, nuestros escritos más íntimos o, llanamente, aquello que queremos atesorar sin que nadie más lo sepa. Esa libreta en la que confesamos pasiones, ideas, deseos o proyectos de futuro que nos son más preciados, igual de especiales que una Alhambra Reserva 1925: se guarda para momentos más íntimos.

La versatilidad de naranja&madera abarca numerosos ámbitos de la encuadernación, pero siempre con la confianza de que lo que se hace a mano perdurará en el tiempo.

En Momentos Alhambra | El mundo de la encuadernación artesanal: todo un colectivo dedicado a devolver el encanto al papel más tradicional

En Momentos Alhambra | Así se restauran los libros que han esperado siglos a que unas manos los traten con el cuidado que merecen

Imágenes | Pexels (1), Facebook de naranja&madera

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Patios Córdoba

Patios Córdoba

24 mayo, 2017
El secreto, el corazón de Córdoba, vive entre los azulejos y las plantas de los patios que pueblan la ciudad, llenos de rincones ocultos de olor afrutado y silencios.
Carmen García Huerta, flores aún más bellas en papel que al natural

Carmen García Huerta, flores aún más bellas en papel que al natural

16 julio, 2019
Las flores transmiten sensaciones y emociones. Son capaces de transportarte a un recuerdo solo con su olor, o generar un ambiente cálido y positivo en el entorno en el que se encuentran. Cada pétalo podría ser la página de un libro que aún no ha sido leído por nadie; cada hoja sería la encuadernación perfecta para guardar un momento vivido.