El mar, el protagonista más especial de las camisetas artesanales de Pakita Clamores

Por Nerea Campos Godoy

Con amor se preparan los mejores platos de comida, se disfrutan los atardeceres más íntimos y cautivadores, y se crean, de manera artesanal, las camisetas de Pakita Clamores, una marca española de ropa hecha con Amor del bueno, tal y como lo apuntan sus prendas.

La ría que vio nacer en Avilés a Sara Fernández, la autora que está detrás de esta marca de ropa hecha a mano, se encuentra muy presente en sus creaciones. La estética que utiliza para imprimir su espíritu a las prendas que prepara se unen a las facciones del mar, siempre presente por la impronta que su tierra dejó a esta asturiana afincada en Madrid desde hace ya unos años.

Pakita Clamores desprende folclore y modernidad, huele a verbena y a salitre y sus colores vivos buscan lidiar con esos días más oscuros, proyectando energía y positividad con cualquiera de sus prendas. Todo ello se une a unos mensajes que añoran el mar e invitan a disfrutar de los buenos momentos, como estos: “Al mar solo le pido olas”, “Tengo una debilidad. La mar”, “Property of the sea” o su conocido “Amor del bueno”, que se ha convertido ya en la mejor manera de identificar sus camisetas y en un estandarte de la marca. Ese mar no es otro que el Cantábrico, cuya nostalgia y anhelo reflejan tan bien las prendas de Sara Fernández.

La inspiración para Pakita Clamores

Hay dos ejes que se funden en las creaciones de Sara Fernández y que convergen entre la fuerza de los mares que subyace de su pasión por la playa y la estética de los tatuajes de estilo old school, cuya grafía se refleja perfectamente en la tipografía que utiliza para las camisetas, sudaderas y bolsas de tela. Sus diseños también beben del arte más vintage y del imaginario colectivo de las pin up que tanto marcaron la cultura estadounidense durante el siglo XX.

tote bag de pakita clamoresDe hecho, fueron los tote bags los primeros diseños que realizó para darle vida a la marca, junto a las camisetas, cuya versatilidad tiene mucho que ver con la flexibilidad de las olas del mar. Su éxito ha traído a su tienda online calendarios, láminas, bikinis, sudaderas y hasta cojines: tiene lugar ese momento en el que la artesana descubre que tanto ella como muchas otras personas disfrutan con lo que crea. Incluso los más pequeños tienen su espacio, entre baberos y camisetas de tallas a su medida.

También tienen cabida los colores más vivos, cuya luz desprende toda la energía y amor del bueno con el que han sido fabricados de manera artesanal, poniendo mucho mimo y paciencia en el diseño de cada prenda. Su proceso de creación comienza con el esbozo de unos bocetos de papel  que cuidadosamente guarda y atesora para que, al pasarlos a un formato digital, puedan ser estampados en todo tipo de prendas.

Su diseño artesanal y su manera de concebirlo son esa demostración –a veces necesaria– de que la creatividad sin prisa, en la que se inscriben unos valores de honestidad y dedicación, se convierten en la semilla de unos frutos que se van regando poco a poco, con la misma paciencia con la que las olas del mar vuelven una y otra vez a intentar rozar la arena de la playa.

La conquista de Instagram

camiseta de pakita clamoresLa estética sailor y la de los tatuajes old school de las prendas de la marca han conquistado las redes sociales, pero en especial Instagram, donde Pakita Clamores se mueve como pez en el agua. Su cuenta en esta red seduce a los usuarios por sus prendas, pero también porque el mar, el norte, el salitre, la sidra y la montaña se encuentran muy presentes en ella.

La naturaleza se vuelve protagonista, así como los buenos momentos con las personas con las que se quiere compartir ese Amor del bueno que tanto atrae. Conchas, algas, palmeras, anclas, pájaros y faros cautivan toda la atención de quienes merodean por su cuenta.

El norte de Pakita Clamores está lleno de luz, de colores que la reflejan y de una gran variedad de motivos marítimos porque quien nace en el litoral nunca escapa realmente de él.

Imágenes | Facebook de Pakita Clamores

En Momentos Alhambra | La belleza lorquiana de los patrones de Miriam Doz

En Momentos Alhambra | Alfredo Arranz, transformando la seda en pequeñas obras de arte

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Los libros del Mercado de San Fernando o cuando la cultura se camufla entre frutas y verduras

Los libros del Mercado de San Fernando o cuando la cultura se camufla entre frutas y verduras

24 agosto, 2018
Unas escaleras que llevan al aroma más penetrante. Qué es sino el fulgor de unos tomates recogidos recientemente de alguna huerta madrileña que han sido plantados y transportados con mucho mimo. Naranjas del día; redondas, con relieve y olor a un verano que se respira en el campo. Suaves y seductoras cerezas que comulgan entre sí las unas con las otras, mezclándose con la madera de una caja que las sostiene.