El cartel de Sara Fratini para C.A.L.L.E: una oda a la autenticidad de Lavapiés

Por Eva Gracia

Madrid bulle a diario, en cada uno de sus rincones. Pasear por sus calles es conocer mil ciudades, mil mundos, mil matices y mil vidas. Y todo eso se acentúa si el foco se cierra en Lavapiés. El céntrico barrio, cargado de personalidad, autenticidad y diversidad, es el colorido escenario de C.A.L.L.E, el festival de arte urbano que convierte las paredes del barrio en gigantes lienzos de la mano de artistas contemporáneos.

C.A.L.L.E, que celebrará su sexta edición el próximo mes de mayo, cuenta con el convencido apoyo de Cervezas Alhambra, que tiende su mano a esta rica y enriquecedora expresión artística. Porque el arte urbano llena de vida y energía cada persiana, comercio y pared en la que se posa.

Con actividades paralelas, como talleres en los que conocer de primera mano la artesanía contemporánea, C.A.L.L.E ha logrado convertirse en una esperada cita de la primavera madrileña, esa que florece colorida, ilusionada, cargada de emoción.

Un cartel que aúna la esencia de C.A.L.L.E

Festival CALLE Lavapiés

El alma de Lavapiés es, también, el alma de C.A.L.L.E: diversidad, vida, arte, color y acción. La artista Sara Fratini ha sabido plasmar en el cartel de la sexta edición de esta cita con el arte urbano esa esencia, que se hermana con la personalidad de Cervezas Alhambra.

Porque la autenticidad y la originalidad son el denominador común del festival, el barrio que lo acoge, la casa granadina y la propia artista encargada de crear la carta de presentación de este encuentro: “Son dos principios que respeto muchísimo e intento, siempre, ser fiel a ellos. El único modo de mantenerme a flote y entusiasmada por lo que hago es respetar mis propias ideas y lo que realmente me mueve. Si soy fiel a mí misma, entonces todo lo que haga será auténtico, porque creo realmente en lo que estoy haciendo”.

Sara Fratini ha incluido su cartel para C.A.L.L.E los elementos que lo definen: arte urbano y vida de barrio. “Así veo C.A.L.L.E, un punto de encuentro entre artistas donde todos somos iguales en nuestras diferencias, todos compartimos un punto en común: el amor por las intervenciones en la calle”, cuenta la ilustradora, que conoce esta cita de primera mano, pues ha participado en anteriores ediciones y ha imbuido su espíritu artístico del de este festival.

“El gran formato, para mí, es un modo de expresarte al alcance de todos. Creo que eso es lo atractivo y bonito de C.A.L.L.E, que hace que el espectador forme parte de la obra porque la obra forma parte del entorno en el que se mueve”, relata.

Las obras de arte callejero que se crean en las semanas de duración de este festival se viven con los cinco sentidos. Se miran, sí, pero también se palpan, se respiran y hasta se conversan, como detalla Sara Fratini: “Los vecinos sienten mucha curiosidad por lo que haces, opinan y se identifican. Eso es siempre muy enriquecedor, porque las personas ven en tu trabajo algo que, a lo mejor, tú no habías visto”.

Festival CALLE Lavapiés

Dejar de mirar para empezar a ver, el requisito para llegar hasta el corazón de las intervenciones urbanas de C.A.L.L.E, como la que ideó en 2018 el carismático colectivo Boa Mistura y con la que nos invitó a Mirar, Ver, Sentir. Las de este festival son obras que también subrayan el valor de crear/sin/prisa, la firme apuesta de Cervezas Alhambra y su vehículo para apoyar el arte contemporáneo.

“Para mí, crear/sin/prisa es el modo ideal de trabajar. Cuando estoy relajada y disfrutando de lo que sucede a mi alrededor es cuando surgen las ideas de los proyectos más divertidos y creativos en los que he participado”, coincide Sara Fratini.

“Lamentablemente, el ritmo de vida que llevamos nos hace ver esto como un lujo, así que es casi un regalo cuando puedo dedicarle tranquilidad a trabajar en lo que más me gusta, que es dibujar. Los bocetos más significativos e ideas más relevantes están en mi cuaderno de apuntes y son parte de momentos en los que me he dado la oportunidad de parar, de preguntarme qué quería hacer”, reflexiona la artista encargada de dar color y forma al cartel de C.A.L.L.E.

Su diseño, una oda a la autenticidad de Lavapiés, es también una llamada a la creatividad pausada, al ocio que se paladea y se saborea, a la felicidad que reside en pasear, en detenerse a observar, en Parar más, Sentir más.

Imágenes | Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Boa Mistura y Cervezas Alhambra: arte para los sentidos en el Festival C.A.L.L.E.

En Momentos Alhambra | La Térmica, Cervezas Alhambra y Boa Mistura, unidos por las celosías de una espectacular pieza

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Caperucita Rusa: la cultura pop también puede ser artesana

Caperucita Rusa: la cultura pop también puede ser artesana

30 enero, 2018
Colocar cada elemento con cuidado para que todo esté en el lugar perfecto. Buscar la luz ideal para cada ambiente y esperar pacientemente a que los rayos iluminen la escena. Ensayar una y otra vez hasta dar con la toma idónea, esa que cuenta una historia a través de una mirada o resuelve un enigma solo con un suspiro.
Un paraíso vegetal donde parar el tiempo: Planthae

Un paraíso vegetal donde parar el tiempo: Planthae

25 enero, 2018
En el corazón de Lavapiés se encuentra escondido un paraíso vegetal entre galerías y amantes del arte en el que el color verde reina con la fuerza de una extensísima variedad de plantas. Se trata del gabinete botánico que Elena Páez inauguró hace poco más de un año con la ilusión de que todos los enamorados de las hojas, las flores, los tallos y el verde en general pudieran acceder a la combinación perfecta entre macetero y planta.