El arte de cortar y pegar: el collage del siglo XXI se firma en femenino

Por Nerea Campos Godoy

A menudo los sueños proyectan imágenes imposibles e inverosímiles: colores, formas y figuras que no tendrían cabida en otro espacio que no fuera el onírico. Una intensa sensación que se traduce en una imagen carnosa, que se puede tocar. La reinterpretación de la misma, para sacarla del mundo de los sueños y plasmarla en este, se hace con el arte del collage, un heredero directo de las ensoñaciones. La imaginación traspasando los niveles de lo tangible.

El collage es una disciplina que lleva en su ADN el “hecho a mano”, la tradición y la vanguardia. Y las fotografías artísticas y evocadoras y los proyectos que entre ellos fluyen cuentan con una plataforma muy especial en el siglo XXI: Mujeres que cortan y pegan, un lugar de referencia en la red dedicado a las artistas del collage.

Algo tan sencillo como es la creación de collages vive actualmente una nueva vida gracias a mujeres artistas que miran desde la contemporaneidad a esta disciplina, con nuevas ideas, materiales y soportes que permiten compartir sus trabajos, llegar a más gente y presentarlos a su audiencia en la versión mas moderna posible.

La plataforma Mujeres que cortan y pegan se ha convertido en la voz de las mujeres que se dedican a este arte. Un tipo de poesía visual que se difunde gracias a la web de esta plataforma, sus redes sociales y las entrevistas que realizan a numerosas artistas del collage cada día. Una tribuna que es voz, es visibilidad y, sobre todo, es poética.

Una comunidad virtual que se expresa mediante el arte del corta y pega

La necesidad de expresarse, de contar lo que se siente, lo que ocurre, lo que vemos y la propia experiencia siempre ha constituido una faceta inherente de las personas. Relatarse lo acontecido es unir lazos con la persona que está al otro lado. Y algo que se torna en una deliciosa experiencia si se hace con una Alhambra Reserva Roja de por medio, esa que, con sus buenos tragos, redondea cualquier conversación.

Son muchas las artistas que se dedican a utilizar el collage como uno de sus medios de expresión más directos.

Para hacerse eco, godArt Lab, la plataforma que difunde la labor de creadoras emergentes, escribió una noticia a modo de homenaje hacia todas ellas con motivo del 8 de marzo de 2017, a la par que seleccionaba a 21 artistas contemporáneas. Esta fue la semilla de Mujeres que cortan y pegan, que posteriormente se convertiría también en una exposición.

Mujeres luchadoras. Mujeres guerreras. Mujeres creadoras. Mujeres que utilizan el collage como medio de expresión”. Ellas son el punto de partida de esta tarima donde se exhibe un arte que, hoy, se sigue elaborando con las manos. Ellas son herederas de artistas como Hannah Hoch, Grete Stern, Varvara StepánovaGenesis Breyer P-Orridge o Valentina Kulagina. Inspiración de unas a otras, genealogía en la creación artística.

Cien años no es nada: la evolución de un arte manual

El collage es un arte manual por definición. Cada dedo deja su impronta en el rasgar de las tijeras, en la forma de deslizar el papel con el pegamento. La fusión de distintos materiales hace que cada obra sea única, pues no hay dos collages idénticos cuando lo primordial es recortar imágenes.

La delicadeza de este tipo de unión tiene más de un siglo de vida, pero todavía se sigue haciendo de manera analógica, con papel, cartón, tela, hilos, tijeras o cúter. Aunque, a la vez, como hijo de su tiempo que es, el collage se integra con el proceso digital y las creaciones a ordenador: la manera depende de cada artista, pero los resultados son siempre únicos.

La magia y la revolución de transformar la realidad y las imágenes que esta nos da para crear un mundo que habla y se aleja del individualismo mediante la comunicación entre ellas; eso es el collage.

De cada obra se extrae un nuevo significado que no estaba allí cuando cada imagen iba por su lado. Darle una nueva vida a un periódico viejo, a recortes de revistas y a fotografías antiguas. Su disposición en un orden determinado para significar de nuevo, decir otra vez, contarse siempre.

En todo aquello queda un poso y un gusto por lo vintage, ese regreso a las maravillas del pasado que también se puede palpar en la botella de edición limitada que Cervezas Alhambra lanzó para homenajear a la Granada de 1964, la ciudad que vio nacer a cada una de sus referencias.

El collage luce un poderío visual y una fuerza que hoy, con plataformas y artistas como estas, se renueva. La revolución se hace tangible al utilizar lo aparentemente inútil y todo lo que podría ser considerado como desechable para crear y hacer con eso un arte lleno de imaginación y de posibilidades. El arte del collage contemporáneo.

Imágenes | Facebook de Mujeres que cortan y pegan

En Momentos Alhambra | Con Papel o cómo transformar la paciencia en pequeñas obras de arte

En Momentos Alhambra | Los azulejos artesanales y con aire modernista de Artelux

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Palmito, los bolsos con los que exprimir los últimos días de verano

Palmito, los bolsos con los que exprimir los últimos días de verano

6 septiembre, 2018
Cuando las tardes comienzan a levantarse frescas y el sol del anochecer deja de enviar sus señales cada vez antes, llega ese momento entre apreciado y temido que indica que se aproxima el final del verano. El cambio de estación, el prometedor nuevo curso, las noches más largas y un pequeño reguero de hojas que revela el camino hacia el otoño.