¿Dónde fabricar artesanalmente una vidriera gótica en el siglo XXI? En el pleno centro de Madrid

Por Marieta Zubeldia

La calle de las Conchas de Madrid es una calle modesta, poco transitada para lo céntrica que es. No tiene árboles ni la arquitectura de los edificios es apabullante; la luz entra discretamente desde lo alto de los tejados y las llamativas pegatinas de contacto de los cerrajeros, como es habitual, abarrotan los buzones y los cierres de los locales. A primera vista, no parece haber ningún negocio reseñable aparte de La Cervecería Deportiva que, para los vecinos que la visitan, es el lugar de encuentro del barrio.

Sin embargo, en el número 9, casi haciendo esquina con la Costanilla de los Ángeles, bajando hacia Ópera, hay una pequeña puerta con un letrero amplio en la parte superior que reza, en letras góticas, “Vidrieras Artísticas – Cristalería – Decoración – Regalos”. Artevisa es el nombre que recibe este pequeño local que, desde 1972, mantiene con vida el poso de siglos pasados en medio de la cadencia confusa del presente. Entre sus paredes, una familia de artesanos cierra las grietas abiertas por el tiempo en vidrieras que un día fueron testigos pasivos de la Historia.

La familia de Juan Pomares trabaja con el cristal. La poesía de su negocio reside, principalmente, en la creación y restauración de vidrieras y lámparas Tiffany. Sus clientes son insignes: han trabajado para Casa Real, Patrimonio Nacional, Presidencia del Gobierno o la Comunidad de Madrid. El Palacio Real, la Catedral de la Almudena, la Universidad de Alcalá de Henares, la Real Casa de la Moneda o la Filmoteca de los Cines Doré destacan en su lista de edificios ilustres trabajados. Por ellos han recibido multitud de premios y condecoraciones. Como el reconocimiento al Artesano Nacional que le concedió el Ministerio de Trabajo en 1978, al poco tiempo de iniciar su andadura.

La luz ilumina diferente cuando atraviesa los cristales con los que trabaja Artevisa. Acaso por el cuidado que ponen, los haces lucen majestuosos cuando pasan entre las vidrieras. Las técnicas que utilizan continúan siendo las mismas de antaño.

Solamente han sustituido el carbón por la electricidad para calentar los hornos y los soldadores, y ellos mismos lo aseguran: “a cualquier técnica moderna le falta la certificación de durabilidad centenaria”.

Los bocetos y los cartoné que realizan se dibujan a la antigua usanza, es poco frecuente que utilicen diseños acabados por ordenador. Pomares nos da detalles acerca de los procesos y explica que “se utilizan los mismos materiales que antiguamente”. Ni siquiera los instrumentos han cambiado: siguen usando las mismas herramientas de hace siglos. “El vidrio se importa, principalmente, si bien los colores, en algunos casos, los hacemos nosotros con esmaltes al fuego”, relata. Para su elaboración continúan utilizando el rubí, el amarillo plata y la grisalla para el perfilado y el sombreado. En el caso de las vidrieras, el ensamblaje se lleva a cabo con varillas de plomo en forma de hache y para las lámparas de Tiffany únicamente emplean cobre y estaño.

Sorprende la sencillez con que relatan un oficio tan minucioso y delicado como el suyo, para el que la única formación que se precisa es la “habilidad manual”. Una modestia que nada tiene que ver con el esplendor que proyectan sus obras. Han restaurado infinidad de vidrieras en multitud de edificios solemnes; con los que más han disfrutado han sido con los trabajos que hicieron para el Palacio de Cibeles o el patio de cristales del antiguo Ayuntamiento de Madrid en la Plaza de La Villa.

Parte de la clave de que Artevisa haya sobrevivido a las crisis y lleve más de 40 años en el mercado es que realizan un trabajo que no hacen otros, o al menos no lo hacen como los otros. Son de los pocos que apuestan por procesos calmados, por disfrutar de lo que se tiene entre las manos e intentar que perdure. A lo centenario, lo eterno, no se le puede meter prisa: hay que confiar, sentir y dejar que su propio ritmo nos lleve.

Imágenes: Facebook Artevisa, Michael Kooiman, Ehud Neuhaus, Sarah Choukah

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
El oficio de mosaiquista: un arte con siglos de antigüedad

El oficio de mosaiquista: un arte con siglos de antigüedad

20 junio, 2018
Los monjes tibetanos pueden pasar hasta una semana elaborando un mandala de arena, para el que se requieren precisión y, ante todo, infinita paciencia. A pesar de ello, cuando por fin terminan, lo destruyen. Porque mantener la obra es apegarse a algo efímero, que tarde o temprano se destruirá o terminará, según el budismo. Los mosaicos, sin embargo, parten de una premisa antagónica: están destinados a ser eternos. Por eso el hombre sigue aún descubriendo un tesoro en forma de teselas heredado de civilizaciones con siglos de antigüedad.
Una cocina llena de artesanía: así es la propuesta de David Santiago

Una cocina llena de artesanía: así es la propuesta de David Santiago

15 octubre, 2019
La artesanía evoca tradición. Es historia, escrita por manos expertas en el arte de capaces de darle forma a materiales como la madera; pero también, al tiempo. Que, para David Santiago, es “la materia prima con la que trabaja cualquier artesano”. Él también ha aprendido a modelar las horas con paciencia en su taller de Cantabria, en el que diseña y elabora con madera todo tipo de utensilios artesanales de cocina. 
Cinco marcas de bañadores para sumergirnos en un verano enhebrado en España

Cinco marcas de bañadores para sumergirnos en un verano enhebrado en España

9 agosto, 2018
Volver a hacer algo por primera vez en el año es una de las sensaciones más placenteras. Como zambullirse 12 meses después, de nuevo, en el agua cristalina de una cala recóndita. O sentir otra vez que el sol baña nuestra piel y la dota de ese color tostado tan añorado. O ponerse al día con esos amigos a los que solo se ve en verano compartiendo una Alhambra Especial al tiempo que la arena roza nuestros pies.