DePicnic, un mundo pop envuelto en hilos

Por Nerea Campos Godoy

El bordado es una de esas labores tradicionales que asociamos a las tardes de costura con nuestras abuelas, alrededor de la mesa y con la merienda al lado. Durante mucho tiempo se ha considerado un arte menor, asociado con momentos de tranquilidad y expansión. Sin embargo, hoy en día algo está cambiando.

Se empieza a reivindicar en las redes sociales el trabajo heredado por nuestras abuelas y ahora, las generaciones siguientes, lo rescatan como lo que verdaderamente es: arte en las palmas de las manos. Para darle así un nuevo significado: traer al presente la artesanía y devolver la calma a un mundo agitado por la inmediatez. Cada puntada es una revolución porque requiere tiempo, fijarse en el detalle y disfrutar del camino más que del resultado.

Pero también significa atención al detalle, razón por la que Cervezas Alhambra siempre ha estado de lado de este tipo de artesanía, para volver a darle la visibilidad que requiere. Atender a los colores, notar el tacto de los distintos tipos de hilos y rasgar suavemente la tela con la aguja. Esa conexión entre la decisión del próximo movimiento y la firmeza de la mano que lo lleva a cabo.

Pudimos verlo con Raquel Rodrigo que, como parte de su colaboración con crear/sin/prisa, la plataforma de creación contemporánea de Cervezas Alhambra, demostró que el bordado puede convertirse en mucho más que sencillas puntadas enmarcadas en un bastidor. Puede convertirse en auténtica arquitectura. O arquicostura, mejor dicho.

Entre estas artistas, destaca la labor de Laura Toca, la artista que se esconde detrás de la plataforma Depicnic. Un lugar desde el que comparte sus creaciones de bordado y también donde comparte los talleres que va a ir realizando. En sus dibujos hechos con hilos de colores destacan las formas de la naturaleza, pero también hay personas, niños y animales.

Dibujar con la costura: retratos, volúmenes y colores

Los trazos que dibuja Depicnic no proceden de la tinta, sino de los hilos con los que teje su propio mundo. La sencillez del día a día, esa atención al detalle que proclama Cervezas Alhambra, es tanto fuente de inspiración como una filosofía de vida, también para artistas como Laura Toca.

La naturaleza encuentra hueco entre sus telas. Desde plantas y flores, sobre todo, hasta peces y la libertad de los pájaros: materialidad y metáfora en un mismo diseño.

Los retratos son uno de sus puntos fuertes, además de una de sus creaciones más características. En ellos configura la unión del dibujo con el bordado y, a través de la pintura de retratos de personas, llega la costura para darle volumen, personalidad y color. Los cabellos adquieren textura y se pueden tocar con las manos para apreciar sus dimensiones.

La delicadeza de sus formas representa su propio estilo de creación: la suavidad de los gestos de sus manos se trasladan a los objetos, animales y plantas que representa. Su trabajo artesano nace desde la intimidad de su imaginario propio, pero vuela alto si se tiene la paciencia necesaria.

DePicnic, una apuesta por traer la artesanía más tradicional al presente

Artistas como Laura Toca nos ayudan a recordar, en esos días en los que nos encontramos expuestos a la vorágine de los medios y de las redes sociales, que siempre habrá un pazo de tranquilidad que nos sorprenda.

Como esa filosofía de Cervezas Alhambra que busca apreciar cada detalle, hay personas como ella cuyo arte nos ayuda a mantener en mente que, a pesar de esta saturación, aún quedan resquicios de paz para disfrutar de las cosas como antaño: con calma, fijándonos en cada matiz que nos ofrecen, recreándonos en la sencillez del momento.

Así entienden los artesanos de crear/sin/prisa sus colaboraciones con la casa granadina, como un ejercicio en el que la tradición supone la raíz pero las ramas tienen tintes de creatividad y contemporeaneidad del mismo modo que los matices y propuestas de cada una de las elaboraciones de Cervezas Alhambra beben del saber hacer de aquellos maestros cerveceros de antaño, con la mirada puesta en el ahora, en el vivir el presente. Artesanos que, por otro lado, comparten con Laura Toca el orden, el equilibrio y la simetría, al igual que una pasión por la artesanía contemporánea: traer al presente los modos de hacer de antes, para recuperar el trabajo manual y la concentración y la atención que este requiere.

Esta idea conecta igualmente con la representación entre la tradición y lo contemporáneo que lleva a cabo la artista del bordado Maite Ortega. Para ella es volver la mirada al origen, celebrando la herencia recibida y haciéndola suya, pero también nuestra. A partir de los hilos es capaz de reinterpretar fotografías antiguas y traerles nuevos significados, como Cervezas Alhambra deja que su origen, su querida Granada, viva en cada una de sus elaboraciones, lata en cada trago, respire en cada aroma.

En Cervezas Alhambra | El arte entre hilos de Maite Ortega

En Cervezas Alhambra | Las artistas del bordado en Instagram: artesanas en la era de las redes sociales

Imágenes | Pixabay, Facebook de DePicnic

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Don Flamenco, dando vida al taconeo más auténtico

Don Flamenco, dando vida al taconeo más auténtico

4 enero, 2018
Entre el barrio de las letras y el de Lavapiés se erige la calle Santa Isabel, donde se confunden las atmósferas de dos de las zonas más peculiares e inconfundibles de Madrid. El poeta granadino Luis García Montero escribió sobre el número 19 de esta calle que es un lugar en donde “la escalera tiene voluntad / de mano que se cierra, / de mano que se cierra porque esconde / por ejemplo una joya, / una esmeralda de color memoria, / un sueño que se quiere defender / como dos cuerpos se defienden / cuando están abrazados”.
Alpargatas de hace 700 años para pies actuales

Alpargatas de hace 700 años para pies actuales

31 agosto, 2017
Si miramos un cuadro de Mondrian sin conocer al autor ni la intención que tenía cuando lo pintó, observaremos unos cuantos cuadrados y rectángulos de colores primarios separados por algunos espacios en blanco y unas líneas negras de mayor o menor grosor.