Córdoba en Azahar, un universo de sensaciones en torno a la flor

Por Laura Elena Vivas

Parar para ver. Sentir para mirar. Tocar para oler. En Córdoba estos días hace falta aguzar la vista para vivir el tiempo sin tiempo. Ese que hace que solo por un momento, este del año, la vida se detenga mientras nace con toda su energía, la que brota de los naranjos en un espacio breve, la que hace que sus flores nazcan y los sentidos se cieguen.

Es ese sexto sentido, el del tiempo, al que hay que acudir cuando caminas por las calles de Córdoba en primavera. El tiempo aplicado a la vista para vivir los colores de la flor de azahar al despertar, los capullos blancos que se abren, los pistilos erguidos cual soldados vigilantes en su centro resguardando los botones color crema; el redondel protegiéndolo  porque las formas geométricas nacieron de la perfección de la naturaleza, los pétalos simétricos y el verde a juego para que el blanco y sus matices no se sientan solos.

flor de azahar florecida

Y enseguida, el tiempo breve y eterno acompañando al olfato, el que se embriaga de la frescura cítrica que desprende la flor que embruja con su belleza y hace que te acerques todo lo que puedas para olerla. La fragancia de flor, de vida y de ciudad, Córdoba. La urbe que por tercera vez quiere ser la reina de la primavera de los sentidos y del azahar, su flor estrella.

Córdoba en Azahar

Porque Cervezas Alhambra tiene la firme creencia de que la vida solo se disfruta plenamente cuando vamos sin prisas —de ahí toda esa filosofía de vida que puede desgranarse de cuatro sencillas palabras, Parar más. Sentir más—; el azahar es una cuestión breve por su presencia efímera, pero en la ciudad andaluza han procurado gestar el tiempo necesario, ese sexto sentido, para poder vivir la flor, y nosotros la estamos ayudando.

La campaña Córdoba en Azahar sitúa por tercera vez a la provincia como destino para el azahar. Durante el mes de abril, sus habitantes y visitantes podrán poner sus cinco sentidos —y todo su tiempo— en ella. Observar los naranjos que la originan, ver y mirar la flor mientras se permite el espacio para dejarse embriagar con su olor por las calles junto a los famosos patios y las Cruces de Mayo.

Porque la flor de azahar es breve pero su huella trasciende, los niños podrán hacer talleres para pintarla, los adultos asistir a las jornadas de puertas abiertas sobre artes florales, los fotógrafos inmortalizarla en imágenes para exponer, las familias enteras vivir con el tiempo y los otros sentidos las creaciones hechas con flores en un espacio abierto. Y quien quiera podrá, además de mirarla, olerla y tocarla, vivirla de pleno con las actividades que Cervezas Alhambra y Córdoba en Azahar han creado:

  • Taller de Flores Frescas y Flores Secas impartido por el maestro florista Ramón Luque Madueño. Maestro, propietario de Floristería Ramón Luque.
  • Taller de Collage, por el artista y pintor Antonio Castilla Portillo.
  • Taller de Mosaicos, por Lola Molina Aranda, intérprete del Patrimonio.
  • Taller de Salmorejo, por el chef Juanjo Ruiz, propietario de La Salmoreteca.
  • Taller de Cosmética Natural, impartido por los educadores ambientales José Alberto Robles Álamo y Manuel Cumplido Garcíal.
  • Finalmente, un concierto, de Niños Mutantes, el 28 de abril.

flores de azahar en el arbol

La flor de Córdoba en todo el mundo

Porque aquello que es maravilloso vivir, es mejor si es compartido.  Las actividades de Córdoba en Azahar también comprenden un envío, el objetivo de este año es llevar 25 mil sobres con flores de azahar por todo el mundo; enviar una flor a la persona que se extraña, al familiar que no se ha visto, a los amigos que se dejaron en un destino. Realizar un mapamundi lleno de flores donde el centro sea Córdoba y su luz floral.

Habrá cinco puntos físicos desde donde se enviarán los sobres y se llevará un registro de los destinos. También se podrá hacer un envío digital, uno con la flor en la pantalla y un deseo agradable, con las redes sociales participando para que cualquier espacio se llene de belleza, y todo el que esté en Córdoba transmita eso que siente a quien envía y piense en la ciudad como una de esas donde existen maravillas como un árbol y una flor que se abre y te mira. Igual que en Japón, Holanda o Bélgica, en un rincón de Andalucía sucede.

Cervezas Alhambra es una apuesta por vivir con los seis sentidos bien despiertos, por dejarnos impregnar al máximo de lo que nos rodea. El del tiempo para mirar y ver, para detenerse a oler, para pararse a tocar y escuchar. El del tiempo para saborear… Pero hay cosas que van más allá de leer un texto, hay cosas —y cervezas— que no se pueden explicar, hay que sentirlas.

Fotos | iStock/StockPhotosArt, iStock/soniabonet, Marcela Escandell

En Momentos Alhambra | Lola Verona, unos pendientes de diseño vanguardista para todos los estilos

En Momentos Alhambra | La dedicación y creatividad tras los talleres florales artesanales

Comparte con nosotros

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Las siluetas de la pasión por la madera

Las siluetas de la pasión por la madera

6 noviembre, 2018
Cuando uno queda seducido por un material, se aproxima a él con respeto, con admiración, con fascinación. Casi con devoción. Esa actitud es la que mantienen Martín Ruiz de la Prada y Miguel Cerezales cuando tratan la madera. Ambos componen Siete Formas, un dúo de artesanos que trabaja la materia vegetal con iguales dosis de esmero y pasión.
Urdimbre y trama: la técnica del telar, al descubierto

Urdimbre y trama: la técnica del telar, al descubierto

20 noviembre, 2017
Un conjunto de hilos situados longitudinalmente (la urdimbre) reposa, tensado sobre el telar, esperando la llegada de la trama, que se va entretejiendo horizontalmente, desplegando sus colores sobre ese lienzo en blanco. Tramando en qué se convertirá, si en una pieza a la que darle vida después o en una obra de arte en sí mismo, como un tapiz.
Pablo Morales, el luthier que esculpe el sonido

Pablo Morales, el luthier que esculpe el sonido

25 abril, 2018
En el valle del Ebro, en Aragón, el cierzo sopla con fuerza y silba en los oídos de los habitantes de esta región una suerte de melodía que se adentra en sus tímpanos y que hace las veces de banda sonora de sus vidas. El viento, más pausado, más domesticado, más delicado, es también el protagonista del trabajo de Pablo Morales, un luthier que no solo da forma a la madera con la que crea sus gaitas, tarotas y dulzainas, sino que la escucha, la mira y la siente.