Cinco libros para perder el sentido del tiempo a la orilla del mar

Por Nerea Campos Godoy

Pasar los dedos entre las páginas. Acariciar la portada en relieve de un libro. Sentir el tacto de la arena a través de la toalla. Notar las cálidas notas de sol en la piel por primera vez después de un año. El momento en el que se conjuga en el bolso la toalla con el libro que va a mecer nuestra mente mientras las olas nos rozan los dedos de los pies.

Leer al lado del mar es uno de los placeres del verano: olvidar los dispositivos electrónicos, hacer de la sencillez de estar en la playa una máxima y acompañar las páginas con un pequeño aperitivo —o una Alhambra Reserva 1925 helada— que avive la lectura.

Volver a la lectura de autores que nunca defraudan, ese abrazo que da la confianza de quien comprende bien los recovecos de sus lectores. Conocer a nuevos personajes que ayudan a conocernos a nosotros mismos y a los demás. Porque, como diría Penelope Fitzgerald, “entre libros nadie puede sentirse solo”.

Por eso recomendamos cinco títulos con los que no perder ni un detalle de las novedades editoriales de la temporada: pasear por Nueva York desde el mar, visitar una casa victoriana desde una silla plegable, crear una librería junto a Florence Green, averiguar el sentido de la belleza cerca deAmélie Nothomb y conocer las historias que viajan desde Nigeria con Chimamanda.

La mujer singular y la ciudad, de Vivian Gornick

Vivian Gornick llegó a nuestras vidas con “Apegos feroces”, una especie de memoria novelada de su propia relación con su madre: una mujer que cría a sus hijos en el Bronx, el barrio pobre de Nueva York, a lo largo de los años 30 en adelante.

Tras el éxito de este libro, ha llegado a la editorial Sexto Piso una continuación natural de su primera novela traducida en España: “La mujer singular y la ciudad”. La lucidez de Gornick sigue siendo uno de sus puntos fuertes, mientras hace un repaso a los encuentros y las amistades que la ciudad de Nueva York le ha brindado durante toda su vida.

El papel amarillo, de Charlotte Perkins Gilman

Perkins Gilman fue una escritora norteamericana cuya producción literaria tuvo lugar entre finales del siglo XIX y principios del XX. Se convirtió en una de las intelectuales de referencia en su país en los estudios sociales que trataban, sobre todo, de los asuntos de las mujeres.

Con “El papel amarillo” consiguió construir una historia de terror que habla desde la sutileza de alguien que ha sufrido una depresión y percibe algo extraño en la realidad. La editorial Bestia Negra acaba de sacar una reedición de este breve pero intenso thriller, perfecto para el verano, en el que incluyen una nueva traducción al castellano, el relato original en inglés y una carta que la autora envió a un periódico explicando por qué había escrito el libro.

La librería, de Penelope Fitzgerald

Este libro de la autora inglesa Penelope Fitzgerald (1916-2000) ha conocido una exitosa segunda vida desde que la editorial Impedimenta lo editó recientemente e Isabel Coixet preparó su versión audiovisual.

Florence Green es la protagonista que, tras quedarse viuda, desea hacer realidad el sueño que tenía con su marido de montar una librería. Se trata de un libro amable y delicado, en el que se muestran las costumbres inglesas del té y se habla de grandes clásicos de la literatura que comenzaban a aparecer en las estanterías de las librerías de aquel momento.

Amélie Nothomb regresa con Riquete el del Copete

Nothomb siempre sorprende con sus apariciones anuales en las librerías de confianza. Esta vez con un título cuya sonoridad despierta la curiosidad de todos sus lectores acérrimos, que no son pocos.

Aunque sus historias más apreciadas son aquellas que viajan por su autobiografía, contadas con ese estilo tan aparentemente sencillo y a la vez característico de Nothomb, en “Riquete el del Copete” son dos personajes muy diferentes quienes van a explorar su fluidez en la escritura. La infancia y la adolescencia se investigan desde esa particular visión que la autora belga analiza a través de un cuento de Perrault.

La vuelta de Chimamanda Gnozi Adichie

Chimamanda es la famosa autora de “Americanah”, uno de esas novelas cuyo volumen de páginas puede frenar al lector más ávido al principio, pero en el momento en el que se adentra en sus páginas necesita más y más.

También son famosas sus charlas TED que, recientemente, han sido editadas por el sello Literatura Random House en breves libritos muy reconocibles. La última que han sacado es “El peligro de la historia única”, una de sus primeras TED talk, en la que habla de las culturas y las vidas que se relacionan entre sí e incluye un epílogo de la filósofa y ensayista Marina Garcés.

Imágenes | Pixabay (1), (2), Pexels

En Momentos Alhambra | El último artesano en el corazón de Malasaña

En Momentos Alhambra | El arte del lettering, la caligrafía contemporánea

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Córdoba en Azahar, un universo de sensaciones en torno a la flor

Córdoba en Azahar, un universo de sensaciones en torno a la flor

13 abril, 2018
Parar para ver. Sentir para mirar. Tocar para oler. En Córdoba estos días hace falta aguzar la vista para vivir el tiempo sin tiempo. Ese que hace que solo por un momento, este del año, la vida se detenga mientras nace con toda su energía, la que brota de los naranjos en un espacio breve, la que hace que sus flores nazcan y los sentidos se cieguen.
La Térmica

La Térmica

18 mayo, 2018
Cervezas Alhambra y La Térmica de Málaga se unen para la promoción de la cultura. En sus cinco años de existencia, La Térmica, se ha convertido en el espacio de referencia cultural de Málaga; un centro de creación, producción y formación cultural contemporánea basado en un planteamiento moderno, abierto y plural que busca, a través de la cultura y la iniciativa personal ciudadana, desarrollar una nueva mirada sobre la realidad.
Alfredo Arranz, transformando la seda en pequeñas obras de arte

Alfredo Arranz, transformando la seda en pequeñas obras de arte

18 diciembre, 2017
Cuando, en los años 90, el burgalés Alfredo Arranz vivía en Madrid, se quedaba embobado delante del escaparate del taller de Lola Fonseca, maestra de la pintura en seda. Fascinado por la destreza con la que esta mujer dibujaba sobre un material tan delicado, se repetía: “Yo algún día tengo que hacer esto”.