Cinco libros para parar, sentir y explorar

Por Eva Gracia

Pocos placeres hay tan sencillos y reconfortantes como leer. Coger un libro, tocar su cubierta, hojear sus páginas, sentarse en un sillón y zambullirse en las palabras. La lectura es todo un ritual que nos aleja de las pantallas que constantemente reclaman nuestra atención. Una medicina para el alma que nos llena de una ilusión especial, la de estrenar una historia, y nos lleva de viaje a mundos mágicos que toman forma en nuestra cabeza.

Igual que hay modos de vivir hay modos de leer y modos de escribir. Hay novelas trepidantes que te aceleran el corazón, ensayos que te hacen reflexionar, poemarios que te conmueven en lo más hondo porque parecen rimados para ti. Y también hay libros escritos para leer con calma, sintiendo cada sílaba y parando en cada párrafo. Libros como estos.

libros lectura lenta

‘Como agua para chocolate’, Laura Esquivel

Como el fuego lento con el que Tita cocinaba sus platos. Así es esta novela, una alegoría mayúscula que nos hace soñar con que sea cierto aquello de que “el amor es el ingrediente principal de la cocina”. Laura Esquivel, en unas páginas que rezuman realismo mágico, imagina que los sentimientos del cocinero se pudieran saborear en cada uno de sus platos.

Y, sobre esa fantástica idea, construye una historia de esas de esas de amor y amargura que estremece como solo los grandes relatos pueden hacer. Una historia para tragar saliva y pasar el nudo de la garganta.

‘Alta fidelidad’, Nick Hornby

¿Pueden dos colecciones de discos incompatibles hacer que una historia de amor también lo sea? Rob, el protagonista de esta historia, escrita por el genial Nick Hornby, cree que sí.

Sus horas pasan entre los vinilos de su tienda, esos que escucha con tranquilidad una y otra vez, y el recuerdo de Laura, su última novia, que lo ha dejado por su aversión al compromiso. Al tiempo que los compases emanan de los surcos de sus discos, Rob va escribiendo sus dispares e inspiradoras listas. En ellas merece la pena detenerse y ahondar al cerrar las tapas de esta novela: son todo un compendio de clásicos de la cultura pop.

‘París era una fiesta’, Ernest Hemingway

Un joven Hemingway se pasea por las páginas de esta sublime novela en la que no pasa nada más que la vida del escritor en París. Como si fuera poco. Si te enamoraste de ‘Medianoche en París’, la película de Woody Allen, porque te hacía soñar con viajar a los locos años 20 de la capital francesa, este libro te encandilará.

“Llegar a todo aquel nuevo mundo de literatura, con tiempo para leer en una ciudad como París, era como si a uno le regalaran un gran tesoro”. Con frases como esa, el escritor describe con maestría el París de entreguerras, ese que fue el refugio perfecto de la bohemia y la vanguardia y una olla en la que bullía la genialidad.

libros lectura lenta

‘Volavérunt’, Antonio Larreta

Las certeras (y actuales) pinceladas de Francisco de Goya se cuelan en esta novela que llevó a su autor, Antonio Larreta, a ganar el premio Planeta en 1980. El siglo de las luces y los comienzos del oscuro XIX se entrelazan en las páginas de un libro que alumbra una historia de amor, odio, arte y justicia. Una novela intensa con la que pararse a reflexionar sobre la ética y el poder y con la que pasear, de un modo distinto, por la obra del maestro de Fuendetodos.

‘También esto pasará’, Milena Busquets

Un tranquilo Cadaqués, bañado por la luz estival del Mediterráneo y repleto de pescadores que salen a faenar como ya hacían sus antepasados, es el escenario en el que transcurre esta historia. ‘También esto pasará’, tres palabras cargadas de tristeza y, al mismo tiempo, de esperanza, nos habla de Blanca, que acaba de perder a su madre y se refugia en la calma y la tranquilidad de un rincón de la Costa Brava para recuperarse.

Con frases como “se puede saber si a alguien le gustan de verdad los libros por cómo los mira, por cómo los abre y los cierra, por cómo pasa sus páginas” nos transmite sensaciones de un modo que solo la lectura puede lograr: hablando directamente a nuestros cinco sentidos.

Imágenes | iStock – AlexRaths, Unsplash – Aga PutraJoão Silas

En Momentos Alhambra | Amanda Moreno, el salto de la literatura convertida en arte plástico

En Momentos Alhambra | Urueña, una villa del libro congelada en el tiempo

Comparte con nosotros

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
The Colvin Co, viaja a los aromas del campo sin salir de la ciudad

The Colvin Co, viaja a los aromas del campo sin salir de la ciudad

28 agosto, 2019
Cuando pasamos mucho tiempo en la ciudad, hay algo que nos pide volver a la naturaleza. Un olor que hace tiempo que no nos embriagaba, una brisa distinta que promete descanso, calma y alegría, un paseo que nos ayuda a regresar a nosotros mismos, a reconectar con lo que nos ayuda a sentirnos bien. Aunque a veces resulta imposible poder hacer una escapada al campo para bañarnos entre arbustos, plantas, árboles y flores y todos sus aromas, sí que hay opciones que pueden acercarnos el campo a la ciudad.
Moisés Vázquez, la delicadeza del oro más fino

Moisés Vázquez, la delicadeza del oro más fino

17 noviembre, 2017
Quizá sea el tratamiento de la luz el punto en común entre los maestros pintores del Renacimiento, a los que tanto hemos admirado a lo largo de siglos, y los artesanos que se dedican a dorar la madera. La luminosidad turbadora del oro sobre este material recuerda inevitablemente a los rayos celestiales de La Anunciación de Fra Angélico, uno de los artistas más reconocidos del Quattrocento toscano, tierra inequívoca de la luz.
Los libros del Mercado de San Fernando o cuando la cultura se camufla entre frutas y verduras

Los libros del Mercado de San Fernando o cuando la cultura se camufla entre frutas y verduras

24 agosto, 2018
Unas escaleras que llevan al aroma más penetrante. Qué es sino el fulgor de unos tomates recogidos recientemente de alguna huerta madrileña que han sido plantados y transportados con mucho mimo. Naranjas del día; redondas, con relieve y olor a un verano que se respira en el campo. Suaves y seductoras cerezas que comulgan entre sí las unas con las otras, mezclándose con la madera de una caja que las sostiene.