Cinco librerías para olvidarte del libro electrónico y redescubrir el papel

Por Lorena Papí Rodes

Empezar un libro: un gesto que parece como otro cualquiera, pero que está cargado de significado. Especialmente cuando el libro es algo tangible. Implica detenerse en los detalles de la portada, mientras se fantasea con las posibilidades de ese microcosmos escondido, contenido entre dos tapas. Significa apreciar el tacto de sus hojas y su característico olor a nuevo —o quizá a antiguo—.

Son esos pequeños detalles que despiertan los sentidos los que nos ayudan a dar una nueva dimensión a algo tan cotidiano como leer la contraportada de un libro, oler sus páginas, acariciar una de ellas antes de pasarla. Pocas experiencias hay tan sensoriales como disfrutar de un buen ejemplar, salvo quizá abrir una Alhambra Reserva Roja y permitirte ese momento personal —o acompañado—, dejar que los ojos saboreen esa tonalidad cobriza y su aroma inunde la parte trasera de tu paladar. Una auténtica sinestesia que también experimentamos al leer: nuestros ojos se convierten en una suerte de concentrador del resto de sentidos, y a través de ellos percibimos aromas, melodías y texturas en forma de palabra escrita.

Por eso pasar horas buscando entre las estanterías de una de esas librerías con identidad propia resulta tan gratificante. Hay algo en las tiendas de libros —el silencio, el aroma a papel, las infinitas historias que aguardan en ellas esperando ser descubiertas— que invita a ese caminar lento entre estanterías para dar con ese relato que será un fiel compañero durante semanas.

Estudio 64 (Valencia)

Estudio 64 en Valencia

Benimaclet es un oasis de paz en la ciudad. Sus tranquilas y apacibles calles peatonales, sus casas bajas, rodeadas de plantas… Todos son vestigios de sus orígenes como municipio independiente. A su alrededor, la ciudad crece y cambia.

Pero al adentrarse en sus rincones más auténticos, como la mítica Plaça de Benimaclet y sus estrechas calles aledañas, repletas de colorido arte urbano todo —el vertiginoso ritmo urbano, el ruido— se detiene.

Es al adoptar esa actitud pausada y relajada cuando el caminante repara en un alegre y pequeño local ubicado en un lateral de la plaza. Estudio 64 cautiva con su despliegue de color y arte; en sus estanterías, con un gran repertorio de libros ilustrados que invitan a pasear largamente la mirada, apreciando cada detalle de sus portadas. Pero también en sus paredes, en las que se van turnando trabajos de ilustradores.

Cada visita a esta librería se convierte así en un placer inesperado para disfrutar del viaje literario-artístico. Para apreciar cada una de las propuestas que puedes encontrar en ella, con la dedicación que merecen.

Cervantes y Compañía (Madrid)

En una ciudad tan inmensa como Madrid, los barrios se convierten en universos independientes. Malasaña, además, es tradicional e históricamente rebelde. Pese a mantener un aspecto tradicional y contener monumentos tan solemnes como los de la Plaza del Dos de Mayo, sus calles acogen tanto las propuestas más vanguardistas como a los últimos artesanos dedicados a reinterpretar la tradición.

Cervantes y Compañía, en MadridAquí encontramos Cervantes y Compañía, una encantadora y tradicional librería en la superficie, en pleno corazón del barrio, un espacio multicultural y “un refugio en medio del caos” una planta más abajo.

Las escaleras que dan a su sótano son la puerta de entrada a otro mundo. Exposiciones, conciertos, cursos o gabinetes de lectura forman parte de él.

Pero también una variada colección de libros de ocasión, para rescatar eso títulos que cada lector considera imprescindible, en su biblioteca particular.

En Cervantes y Compañía quieren ser “una de esas librerías de antes, pero cargadas de futuro”. Ese equilibrio entre tradición y novedad, entre respeto por el oficio y espíritu innovador, es marca de la casa, una filosofía que encuentra su punto de unión con Cervezas Alhambra en ese empeño por recuperar el buen hacer de quienes vinieron antes que nosotros y crearon a base de esfuerzo, dedicación y talento.

Sostiene Pereira (Granada)

“Tenemos e-books en papel”, reza una pizarra en la fachada de esta curiosa librería especializada en rarezas y en libro antiguo. La tienda parece fundirse con su entorno, el de la antigua y empedrada calle del Horno de la Merced y junto al Arco de Elvira, uno de esos testigos remanentes de los orígenes del pueblo granadino.

Como se descubre Sostiene Pereira, casi por sorpresa, se encuentran libros raros, antiguos y descatalogados entre sus fondos.

Ir a la búsqueda de un libro descatalogado e imposible de conseguir se convierte en algo mucho más que adquirir un objeto. Es encontrar un tesoro que se creía perdido para siempre.

La Palabrería (Córdoba)

Librerías

Un antiguo pantanal del Mercado de Abastos de la Corredera aún conserva su báscula original. Porque en La Palabrería, la librería que ahora ocupa ese puesto 23, se venden palabras al peso: libros de segunda mano valorados en gramos.

Una original propuesta que puede encontrarse en otros espacios comerciales recuperados para dinamizar la cultura, como en el Mercado de San Fernando en Madrid.

La Palabrería quizás sea diminuta. Pero en su interior, rebosa de cultura: infinitud de libros, desde ensayos a novelas gráficas, que se apilan como pueden. Intimistas conciertos. Cursos de collage. Un variado menú de productos para disfrutar de la Literatura y del Arte con mayúsculas.

On The ROAD (Barcelona)

Barcelona respira vanguardia por todos sus poros. Por eso es fácil dar con locales como On The ROAD en las vetustas calles del Raval, muy próximas al centro de la ciudad.

Aunque puedes encontrar multitud de títulos de autores contemporáneos, en On The ROAD tienen una predilección: los autores de la Generación Beat, que rompieron los esquemas establecidos al introducir en los EEUU de la década de los 50 nuevos aires con los temas que trataron en sus obras. Su nombre —un claro homenaje al célebre libro de Kerouac, uno de los protagonistas de este fenómeno cultural-literario— ya es, por sí mismo, una declaración de intenciones.

Librería On The ROAD, en Barcelona

Son esos autores que más abundan en sus estanterías. Pero con un extenso inventario y clasificado de forma original (se puede ir tras las pista de alguna gran novela entre los “Libros que hay que leer antes de morir”) más que una librería, es una guía para el lector ávido por dejarse sorprender y recomendar. También por la selección de su Club de Lectura.

Leer, pasar una tarde sin preocuparse por mirar el reloj, sino paladeando cada instante… Hay vivencias que por muy cotidianas que parezcan, cuando se viven de forma consciente, se convierten en momentos únicos.

Es como encontrar El Libro. Ese que leerlo es una suerte de metamorfosis, que altera tu ADN y te deja la emoción —y los sentidos— a flor de piel.

Fotos |Pexels/CCO LicenseInstagram/@estudio64.libreria.ilustracion, Cervantes y CompañíaInstagram/@libreriaontheroad

En Momentos Alhambra | Los libros del Mercado de San Fernando o cuando la cultura se camufla entre frutas y verduras

En Momentos Alhambra | Cinco libros para parar, sentir y explorar

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
La cerámica de Tánata, artesanía de colores para el día a día

La cerámica de Tánata, artesanía de colores para el día a día

5 junio, 2018
Casi siempre, alegrarnos la vida pasa por las cosas más sencillas. Como tomar una Alhambra Reserva 1925 a la orilla del mar mientras las olas nos bañan los pies, parar para escuchar con calma ese nuevo disco que nos acaban de regalar y sentir cada canción o llenar nuestro día a día con pequeños objetos que nos recuerden que, con un filtro de colores y una chispa de creatividad, todo adquiere un cariz más optimista y agradable.
Azarraluqui o cómo enriquecer aún más el ritual de la comida

Azarraluqui o cómo enriquecer aún más el ritual de la comida

20 octubre, 2017
Cuando uno mira los platos y vajillas de Azarraluqui, sabe quién las firma. Así se llama la marca de Andrea Zarraluqui, la mujer a quien debemos la fiebre de las vajillas pintadas a mano. Seguramente hayáis visto alguna vez platos pintados con hojas verdes en algún mercado: bien, Azarralqui fue la primera en lanzarlos y dio forma al proyecto que ha acabado creando escuela a la hora de vestir una buena mesa.
Los secretos de la ollería mallorquina

Los secretos de la ollería mallorquina

16 noviembre, 2017
La ollería mallorquina, una tradición de más de cuatro siglos, debe su supervivencia a un pequeño grupo de artesanos. Son los ollers de Pòrtol y Sa Cabaneta (Marratxí, Mallorca), que dan vida al fango con sus propias manos para transformarlo en ollas, vasijas y todo tipo de utensilios, como lo hicieran sus antepasados.