Chus Burés, de la joyería tradicional al diseño más vanguardista

Por Eva Gracia

Arte para llevar, arte para lucir y arte para decir quién eres. Así es la joyería artesanal de Chus Burés, el catalán que bailó su juventud en Londres —y vio a Boy George trabajar en un guardarropa— y despertó a la edad adulta en un Madrid movido y efervescente: el de los años 80. Aquel contexto de cambio y transgresión determinó el carácter de su obra: joyería vanguardista de amplias miras y pocos prejuicios.

chus bures joyas artesania De la mente de Burés nacieron piezas hoy icónicas como la horquilla-aguja asesina que empuñó Assumpta Serna en Matador (1985), la película de Pedro Almodóvar que dio a conocer a este diseñador, o el casco rojo de Átame (1990). Pero Chus no es solamente un Jean Paul Gaultier de la joyería: es un maestro del género con alma de artesano.

En su filosofía está profundamente arraigado el valor de lo hecho a mano y del dominio de las técnicas artesanales. Por eso, para producir sus piezas, recorre el mundo en busca de los mejores orfebres.

En lugares como Marruecos o Japón ha encontrado esas manos capaces de moldear sus ideas hasta convertirlas en arte; de fundir el brillo del diseño contemporáneo y el peso de la tradición.

Sin esas figuras anónimas que, apoyándose en técnicas milenarias, pulen los anillos, colgantes y brazaletes que emergen de la creativa mente de Chus Burés, su universo no sería más que una entelequia.

La joyería artesanal de Chus Burés

En sus creaciones conversan de tú a tú los modos de trabajo milenarios y las ideas y técnicas rompedoras. Y el arrebatador encanto de sus joyas no reside (solo) en el lujo que destilan el oro y la plata, sino en el atrevimiento que supone mezclar los materiales nobles con seda, azúcar, perfume y hasta chocolate.

chus bures joyasÉl es capaz de encontrar poesía tanto en las cosas más mundanas —dedicó una colección a la patata y otra a los botones— como en las elevadas —la historia del reino de Siam o la cultura bereber figuran en sus influencias—. Cada objeto, cada conversación o cada viaje pueden inspirar a Burés —formado en talleres de joyería artesanal— para diseñar sus colecciones.

En sus visitas a Tailandia (el gobierno del país lo eligió para que formara a los talentos locales) vio cómo seguían vivas en aquel territorio las costumbres textiles artesanales. Se empapó de esas manufacturas y trasladó lo aprendido al mundo de las joyas: así fue como introdujo en su catálogo las redes metálicas o los diseños con tejidos.

Como buen artesano de corazón, este artista mira con devoción al ayer, bucea en los archivos del mundo joyero y se convierte en el embajador de lo que él mismo llama “espíritu de reciclar el pasado”. Así, concibe piezas únicas como un collar en el que un cuarzo milenario de Colombia le da la mano al diseño contemporáneo.

chus bures joyas Con su modo de entender la joyería artesanal, sus procesos creativos y su cuidada selección de materiales, Chus Burés viene a enseñarnos que el arte también puede ser una pieza de oro y forma geométrica pensada para colgar del cuello.

Su manera de llevar la orfebrería a la categoría de arte le ha valido un hueco en los museos además de en los joyeros.

El pasado año, el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid le dedicó la exposición La conciencia de la materia, en la que repasaba su trayectoria y sus colaboraciones con artistas como Louise Bourgeois o Miquel Barceló.

Allí, el carácter artesanal y los procesos meditadamente sencillos de su trabajo estuvieron presentes hasta en la arquitectura de la exhibición: las piezas se expusieron en unas esferas de cristal que habían sido sopladas a mano en la Real Fábrica de Cristales de La Granja.

Fotos | Facebook e Instagram de Chus Burés

En Parar más. Sentir más. | La técnica del vidrio soplado, más viva que nunca en la meseta castellana
En Parar más. Sentir más. | Mayólica: la vibrante y brillante técnica que mantiene la cerámica artesana viva

Comparte con nosotros

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Cinco librerías para olvidarte del libro electrónico y redescubrir el papel

Cinco librerías para olvidarte del libro electrónico y redescubrir el papel

28 febrero, 2019
Empezar un libro: un gesto que parece como otro cualquiera, pero está cargado de significado. Especialmente cuando la experiencia es plenamente sensorial; cuando el libro es algo tangible. Implica detenerse en los detalles de la portada, mientras se fantasea con las posibilidades de ese microcosmos escondido, contenido entre dos tapas. Significa apreciar el tacto de sus hojas y su característico olor a nuevo.
La artesanía del mueble que mejor respeta su materia prima: Wood Feelings

La artesanía del mueble que mejor respeta su materia prima: Wood Feelings

18 octubre, 2017
Entre las firmes paredes de piedra de las casas del pequeño municipio coruñés de Cambre se cuelan finas hebras de aire con fresco olor a mirto y musgo. Envueltos en estos aromas y en el verdor del paisaje nacen las creaciones en madera maciza de Wood Feelings: una nueva firma de diseño de muebles especial por su mixtura de artesanía en madera y diseño contemporáneo. 
CALLE

CALLE

7 mayo, 2018
Es la V edición del festival de intervenciones artísticas en el espacio publico del bario de Lavapiés en Madrid. 50 artistas realizarán en directo sus creaciones en las calles de Lavapiés. Vecinos y visitantes podrán disfrutar del arte sobre fachadas, escaparates y otros espacios exteriores de los comercios del barrio, porque igual que nuestras cervezas, hay barrios que no se pueden explicar, hay que sentirlos.