Caperucita Rusa: la cultura pop también puede ser artesana

Por Eva Gracia

Colocar cada elemento con cuidado para que todo esté en el lugar perfecto. Buscar la luz ideal para cada ambiente y esperar pacientemente a que los rayos iluminen la escena. Ensayar una y otra vez hasta dar con la toma idónea, esa que cuenta una historia a través de una mirada o resuelve un enigma solo con un suspiro.

El cine, en su esencia, es pura artesanía. Un arte donde los detalles importan, donde la paciencia es un personaje más de la película. Y el cine es, también, la principal inspiración de Caperucita Rusa, una firma pamplonesa que reproduce, a mano, adorables personajes de la historia del cine y de la cultura pop.

caperucita rusa artesania

Porque crear sin prisa, respetando los tiempos que pide cualquier trabajo manual, no está reñido con la actualidad o lo popular. Y, para muestra, un botón. O cualquiera de las pequeñas obras de arte hechas con calma por Oskia Parada, la artesana detrás de esta marca que rinde tributo al séptimo arte con piezas de acetato, hilo y tela.

Ídolos para llevar en la solapa

De la adorada y extraña Amélie a la enigmática Mia Wallace de ‘Pulp Fiction’ o la altiva Scarlett O’Hara de ‘Lo que el viento se llevó’. Caperucita Rusa reproduce inspiradores personajes —los femeninos son mayoría— en forma de broche.

Ayudándose de una sencilla sierra de marquetería y empleando distintas placas de acetato, Oskia es capaz de crear de la nada retratos de esos seres que nos han conmovido en la pantalla con sus historias.

caperucita rusa artesania

Dibujar melenas con los dientes del metal, perfilar vestidos míticos a mano alzada y sobre el plástico, calcar besos de película para recordar, si es que alguien lo había olvidado, lo bonita que es la ‘Dolce vita’. Todo eso es lo que hace Caperucita Rusa, que pasea por un bosque de creatividad con la cesta cargada de iconos que llevar puestos en la chaqueta.

¿De dónde le viene a esta artesana su pasión por el cine? Según ella misma cuenta, desde niña le encantó escribir y canalizar por la vía de las palabras su desbordante imaginación. Y, llegado el momento de formarse, optó por la Comunicación Audiovisual y el cine.

Su pasión estudiantil sigue viva hoy. Y se nota en cada uno de sus diseños. Ella, además, aúna su trabajo manual con los últimos lanzamientos y los éxitos de la gran (y pequeña) pantalla. De la preciosa y romántica ‘La La Land’ a la divertida ‘La llamada’, la inquietante ‘Stranger Things’ o la inconfundible saga ‘Star Wars’ no hay producción pop que se le resista.

Hilando coloridas historias

caperucita rusa artesania

Aunque el fuerte de Oskia es el cine, no es el único campo del que toma referencias para sus creaciones artesanas. El arte y la música son sus otras grandes fuentes de inspiración. Y de ahí salen maravillas como un broche del icónico ojo del ‘Guernica’ de Pablo Picasso, otro de ‘La joven de la perla’, o un Freddy Mercury de acetato.

Y, aunque su fuerte son los broches, también da forma con sus dedos y mucha maestría a cautivadores hiloramas.

Con solo una tabla de madera, unos clavos y unos hilos —materiales tradicionales donde los haya—, Caperucita Rusa dibuja escenas de película, rostros que nos remiten a nuestra infancia y a nuestros días de conciertos o portadas de libros que leeríamos una y mil veces.

Porque la artesanía también va de eso: de devolvernos a lo esencial, a nuestros orígenes, a lo que siempre nos ha emocionado. Y de hacerlo con detalle, cuidado y mucho mimo. Para que no se nos coma el lobo de la prisa y la uniformidad.

Imágenes | Facebook de Caperucita Rusa

En Momentos Alhambra | Complementos artesanales en madera, de la mano del taller de Eriste

En Momentos Alhambra | Los mares del mundo transformados en joyas: la artesanía de Inés Susaeta

Comparte con nosotros

1 comentario

Responder a Caperucita Rusa Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Valencia, una ciudad que invita a parar más

Valencia, una ciudad que invita a parar más

3 septiembre, 2019
Pese ser una ciudad dinámica, y la tercera más grande del país, Valencia invita a la calma. Visitarla es tener la oportunidad de conocer una gran metrópoli sin pagar el precio de las prisas y de la masificación. Es disfrutar de un lugar lleno de rincones que invitan a Parar Más. Sentir Más.