Boa Mistura y Cervezas Alhambra: arte para los sentidos en el Festival C.A.L.L.E.

Por Laura Elena Vivas

Lunes por la mañana. Madrid se mueve al ritmo de su gente que corre, trabaja y busca. Un grupo de artistas, chicos que hace 20 años comenzaron haciendo graffitis en la calle por placer, inician lo que será su trabajo durante  toda la semana en el barrio Lavapiés.

Están junto a la pared en blanco, la que será transformada con una superposición cromática de tonos que llenará la retina. Emprenden la ejecución, la puesta en escena del mensaje dentro del juego de colores, esa que los artistas de Boa Mistura suelen crear y llevar a cabo como herramienta para generar cambios.

Arte urbano. Boa Mistura es un equipo de artistas españoles, un grupo multidisciplinar que va por el mundo dejando su huella en manifestaciones artísticas que buscan mover la retina y la consciencia de quien observa.

Piezas callejeras que tienen su razón de ser en la gente de las comunidades, y a los que en esta ocasión, Cervezas Alhambra invitó para que realizasen el cierre del festival C.A.L.L.E. de Lavapiés, un evento que durante 15 días tuvo a 50 artistas interviniendo las fachadas del barrio más étnico de Madrid, y que los chicos de Boa Mistura remataron en esa pared de la calle Argumosa… Ver. Mirar. Sentir.

boa mistura pintando el mural en lavapies

El comienzo

La pared en blanco. El andamio que sube a algunos para empezar a marcar líneas mientras otros indican, señalan y pintan desde abajo. Es una tarea oficiosa que exige dedicación. El añil y el lápiz marcando, el nivel y el palo de madera indicando las rectas. Lo que comenzó como un proceso creativo en el estudio, ahora es pura técnica.

El primer paso fue reunir al grupo para pensar ideas para el mural; decidir el mensaje  y cómo llevarlo a cabo. Así llegó la experimentación con colores superpuestos que crearía un juego visual una vez concluido el trabajo y que exigiría jornadas intensas.

Porque hay cosas que necesitan tiempo para ser. Requieren disfrutar el proceso de desarrollo para que el final sea bueno. Pintar un mural, elaborar una buena cerveza. El resultado será disfrutado también por otros que miran y ven el juego cromático; que sienten el sabor de la bebida que entra fresca y muy despacio por la garganta.

Los preparativos pueden parecer sencillos, pero componen la estructura sobre la cual se desarrollará toda la obra. Marcar las líneas que conformarán las letras, a continuación delimitar los bordes y ya por último aplicar color. Primero una mezcla con blanco como base, y luego otra capa o dos más para obtener el tono deseado.

Ya tenemos la M, dice Pablo. La M de Mirar. Y cuando ya la palabra esté fijada en la pared, vendrán las tres letras de Ver y las seis de Sentir. El objetivo es transmitir tiempo, ese tiempo que se nos olvida con la velocidad, el que nos hace detenernos en las cosas que importan.

Buscan crear una obra que sea capaz de condensar en sí misma todo aquello que Cervezas Alhambra trata de transmitir en cada una de sus elaboraciones. Que, a través de su arte, seamos capaces de pararnos a ver, ver de verdad, y que lo que entra por nuestra mirada llegue realmente a provocar un sentimiento único.

boa mistura pintando el mural en lavapies

El desarrollo

Lo más complejo a la hora de trazar las letras son las curvas. Que queden simétricas con las rectas. La R con su barriga interna debe verse igual arriba que abajo. Luego la curva exterior, procurar el mismo grosor a todo lo ancho. Y observar cómo queda la raya con lápiz. La importancia de la perspectiva, que debe mantenerse desde todos los ángulos.

¿Qué tal va?, pregunta Pablo que está subido al andamio. Va bien, responde Clara, ahora tienes que seguir hasta esta marquita que tienes aquí.

Uno de los mayores atractivos de trabajar en la calle, frente a transeúntes, curiosos, trabajadores y vecinos es, sin duda, la relación que se establece con ellos y cómo interaccionan artistas y público —aunque este sea prácticamente casual—.

Un señor mayor, vecino de Lavapiés, detiene su paso lento para observar todas esas líneas trazadas en una pared que está dejando de ser blanca. Pregunta qué van a pintar, se queda mirando unos minutos y continúa. Así ha sucedido durante las últimas semanas en diferentes paredes, los vecinos pasan, se detienen y preguntan.

Es el encanto que tiene C.A.L.L.E. Lavapiés, y esta ya es su quinta edición. El objetivo siempre ha sido potenciar la creación artística en el barrio para el disfrute cotidiano, y el disfrute cotidiano es tan esencial que por eso Cervezas Alhambra no podía dejar de formar parte del evento. Pocas uniones comparten tan buena filosofía.

boa mistura pintando el mural en lavapies

Pablo señala que una línea debe ser cortada para que se vea más vertical y uno no entiende su lenguaje de palos, rayas y arte. Otra vez la R y sus curvas y las marcas que sirven como guía, vamos a  buen ritmo, remata.

MIRAR, y pintar. VER, y pintar. SENTIR,  y pintar.

Porque a veces hace falta que nos recuerden lo básico. Detenerse a mirar para comenzar a ver y comprender que necesitamos del sexto sentido que descubrimos en Cervezas Alhambra para vivir: el tiempo.

boa mistura pintando el mural

El final

Boa Mistura significa buena mezcla en portugués. Sus miembros estudiaron diferentes carreras, incluso algunas que no tienen nada que ver con arte. De esa mezcla surgió la que hacen en su obra, la que los ha llevado a tener el mundo como lugar de trabajo porque igual van a Kenia, a China o Brasil con sus añiles, paletas, colores. Y sobre todo, con sus mensajes como herramienta de cambio.

El último día en Argumosa es para los más curiosos. Algunos atraviesan la calle para poder observar desde el otro lado y entender la superposición de colores y palabras; otros se quedan cerca y aprovechan para hacerse una foto sorprendidos con el juego cromático.

boa mistura pintando el mural en lavapies

Quedan las marcas de los bordes en la última palabra y algunos detalles que rematar y luego el mural estará concluido…

boa mistura pintando el mural en lavapies

Mirar. El acto natural, miramos lo que nos rodea para orientarnos, dirigirnos y caminar.

Ver. Lo que hacemos al recibir un estímulo. Dirigimos la vista a aquello que queremos prestarle atención. El mundo se desvela.

boa mistura pintando el mural en lavapies

Sentir. Detener la velocidad para apreciar los detalles. Observar los tonos, asimilar lo leído. Disfrutar el conjunto de la misma manera como se disfrutó hacerlo.

Terminar el proceso de ejecución para que otros comiencen el de vivir el momento percibiendo. Y hacerlo con los seis sentidos para apreciarlo mejor.

boa mistura pintando el mural

Porque hay obras, barrios y cervezas que no se pueden explicar, hay que sentirlos.

Detente un momento, piénsalo. Luego disfrútalo.

boa mistura pintando el mural en lavapies

En Momentos Alhambra | El pan que nos enamora

En Momentos Alhambra | Manos que crean sin prisa

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Coim: muebles de vanguardia y fabricación artesanal

Coim: muebles de vanguardia y fabricación artesanal

26 julio, 2018
Los muebles deben ser algo más que objetos útiles. Más allá de la funcionalidad, recae en ellos una responsabilidad mayor: la de convertir una casa en un hogar; un espacio vacío en zona de confort. Mesas que reúnen cada día a familias para compartir momentos y conversaciones, noches especiales y días de dulces rutinas. Espejos que van reflejando el paso del tiempo. Dormitorios testigos de los sueños de quienes los habitan. Tras toda una vida vivida junto a ellos, los muebles se transforman en depositarios de recuerdos.
Complementos artesanales en madera, de la mano del taller de Eriste

Complementos artesanales en madera, de la mano del taller de Eriste

3 octubre, 2017
Cuando navegas por la tienda Eriste, casi escuchas cómo se lija la madera; ves que las láminas se barnizan una a una; puedes, prácticamente, sentir que las agujas atraviesan, despacio, el cuero. Y entiendes a la perfección el espíritu de este taller, ubicado en Boltaña, en el corazón del Pirineo aragonés, desde donde se da forma a unos cinturones que enarbolan la artesanía cuando sujetan cada pantalón.