Bas transforma la sencillez de la cerámica en auténtico arte contemporáneo

Por Eva Gracia

En tiempos de excesos y excentricidades, el minimalismo encuentra su lugar como tendencia al alza. Menos es más, dicen los amantes de la sencillez, y son muchas las firmas de artesanía contemporánea que secundan este manifiesto. Como Bas, un taller de cerámica de Barcelona en el que la arcilla, material sencillo donde los haya, toma forma de piezas de arte contemporáneo en un ejercicio de minimalismo y creatividad.

«Bas es un proyecto familiar que se nutre del buen hacer de la cerámica artesanal y del trazo del diseño contemporáneo». Así se define este taller, detrás del cual están Alicia Bas y Xènia Bas, madre e hija. Bas comenzó su andadura en los años 70, cuando Alicia estableció su taller en Barcelona y comenzó a trabajar la arcilla; años después, en 2013, y tras atravesar distintas fases creativas, Xènia se unió a la causa para impulsar Bas y dotarlo de una identidad propia.

Bas, pasión por la artesanía y el diseño

Bas cerámica

La artesanía y el diseño son, por tanto, los ejes sobre los que pivota Bas. Entendidos muchas veces como antónimos, estos dos conceptos se dan la mano en las creaciones de este taller barcelonés.

«En Bas, la artesanía y la excelencia productiva se asocian al diseño meditado, creado para perdurar, donde el proceso productivo necesita su tiempo».

Así reza la filosofía de este espacio, que entronca directamente con los valores de crear/sin/prisa, la plataforma de Cervezas Alhambra para apoyar la creación contemporánea y descubrir talentos nacionales que, tantas veces, pueblan nuestra geografía como gemas ocultas y por conocer.

Los pies en la tradición, pero la mirada en el diseño y la creación actual; la elaboración manual como punto diferencial; una técnica pulida, cuidada y exquisita como apuesta personal. Los modos de entender la creatividad contemporánea de Bas y de crear/sin/prisa bien podrían ser dos hojas de un mismo árbol.

«La incorporación del diseño al oficio artesano genera una perspectiva nueva, reinventa nuevos procesos de elaboración y es una mirada fresca a la sutil imperfección del trabajo hecho manualmente», resume Bas, que, como Cervezas Alhambra, ve en la artesanía actual una vía de escape a la producción en serie, a la uniformidad, a lo anodino.

Macetas convertidas en cunas para plantas

Bas cerámica

El producto estrella de Bas son sus macetas, objetos para la vida cotidiana que, pasados por el tamiz de este taller, son auténticos hogares para los vegetales más diversos.

«Nuestro objetivo es hacer macetas dignas para las plantas; macetas que dejen de ser simples contenedores para convertirse en cunas donde las plantas se sientan acogidas. De esta manera, la planta y la maceta forman un conjunto que participa en la composición del espacio cotidiano, sea en el hogar o en otros ámbitos», explican desde Bas.

Con esa filosofía, las macetas de Bas toman forma de piezas de arte contemporáneo. Porque la cerámica, lejos de ser un material denostado en el mundo artístico, es una materia prima cada vez más valorada, gracias a sus posibilidades, la técnica que requiere para trabajarla y el resultado brillante y singular, pues no hay dos piezas iguales.

Igual que Bas demuestra con sus creaciones la versatilidad de la cerámica, la artista Mònica Planes demostró, con su obra para la III edición del Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente, enmarcada en la celebración de Arco 2019, que la cerámica, por derecho propio, merece su lugar en la primera fila del arte actual.

Bas cerámica

Planes, en su obra, concedió todo el protagonismo a este material, y creó, con la ayuda de un experto artesano ceramista, un conjunto de cuatro piezas inspiradas en los azulejos tradicionales; piezas originadas a partir de rotar una serie de arcos característicos de la ciudad de Granada.

Ya sea en forma de piezas de museo o de macetas minimalistas, la cerámica se posiciona como una de esas materias prima tan ricas como versátiles. Uno de esos materiales que brillan en su máximo esplendor cuando el proceso creativo le concede tiempo al tiempo, como aboga por hacer Cervezas Alhambra en su Manifiesto.

Porque solo cuando un material se trabaja con paciencia, mimo y delicadeza se obtiene un resultado tan excepcional, singular y cautivador como las piezas de Bas, que conjugan a la perfección el saber hacer del trabajo artesano con la visión creativa del diseño contemporáneo; la importancia concedida a las materias primas, que brillan por sí mismas, con el mimo por el acabado; la funcionalidad de un objeto diseñado para ser útil con la belleza de un objeto diseñado para ser contemplado.

Imágenes | Facebook – Bas Barcelona

En Momentos Alhambra | Silvia Valentín, insuflando nuevo aire a la cerámica moderna

En Momentos Alhambra | Las cerámicas de Somos Bonjour, una perfecta oda a la imperfección

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Córdoba en Azahar

Córdoba en Azahar

10 abril, 2018
La llegada de la primavera en Córdoba es un momento mágico, te invitamos a vivirla de una manera diferente, con los talleres que se organizarán del 10 al 27 de abril en el Patio de Rey Heredia.
El arte de cortar y pegar: el collage del siglo XXI se firma en femenino

El arte de cortar y pegar: el collage del siglo XXI se firma en femenino

11 julio, 2018
A menudo los sueños proyectan imágenes imposibles e inverosímiles: colores, formas y figuras que no tendrían cabida en otro espacio que no fuera el onírico. Una intensa sensación que se traduce en una imagen carnosa, que se puede tocar. La reinterpretación de la misma, para sacarla del mundo de los sueños y plasmarla en este, se hace con el arte del collage, un heredero directo de las ensoñaciones. La imaginación traspasando los niveles de lo tangible.
Real Fábrica Española: cómo convertir iconos del siglo XX en piezas icónicas del XXI

Real Fábrica Española: cómo convertir iconos del siglo XX en piezas icónicas del XXI

22 octubre, 2019
A veces, para apreciar lo que tenemos cerca, debemos marcharnos lejos. Será entonces cuando valoraremos desde lo más grandilocuente, como las puestas de sol para enmarcar, hasta lo más mundano, como la vajilla en la que nuestra abuela nos sirve un huevo frito (ningunos saben como los que ella prepara), las zapatillas con las que nos calzamos en casa de nuestros padres en invierno o ese queso que tomamos como aperitivo los domingos.