Arquitectura efímera: el arte de crear para el tiempo y pese a él

Por Eva Gracia

La vida es efímera. Pasa rápido y, a veces, sentimos que se nos escapa como el agua entre los dedos. Por eso, durante toda la historia, la humanidad ha tratado de ser eterna a través de construcciones que perduraran durante siglos. Pero hay otro tipo de arquitectura, la arquitectura efímera, que, como la vida, no está concebida para permanecer en pie milenios, sino para desvanecerse cuando el tiempo así lo dicte.

La arquitectura grandilocuente con ánimo de trascender y la arquitectura efímera son dos caras de una misma moneda. Ambas responden a la necesidad del ser humano de crear y construir y ambas lo han acompañado durante toda su evolución y camino.

Porque la arquitectura efímera, esa que pone en pie edificios o monumentos circunstanciales, no es algo nuevo, ni mucho menos. No es la última tendencia arquitectónica. Siempre ha estado ahí, con especial protagonismo en movimientos como el Barroco. En aquel tiempo, marcado en la literatura y el arte por aquella filosofía del carpe diem y el memento mori, las construcciones eventuales alcanzaron su cénit.

arquitectura efímera

Arcos de triunfo levantados para una única y esplendorosa ceremonia real o escenarios monumentales destinados a desaparecer en cuestión de horas eran habituales en aquella bella y compleja época. Aquel tiempo en que se comenzó a valorar la belleza de los instantes y los pequeños detalles como contrapunto a la fugacidad de la vida.

Hoy, la arquitectura efímera sigue siendo un terreno de exploración para aquellos que construyen sueños en vertical. Las instalaciones de carácter más artístico (también pasajeras) conviven con construcciones nacidas con fecha de caducidad.

Esta es una disciplina que, precisamente por su carácter temporal, nos invita a descubrir cada detalle; a apreciar cada matiz que, pronto, ya no estará ahí; a saborear cada instante que pasamos contemplando esa obra; a, en definitiva, Parar más, Sentir más, la filosofía que nos acerca Cervezas Alhambra.

Los principios de la arquitectura efímera, construyendo por y para el tiempo

Como todas las artes y oficios que perduran, la arquitectura vive al ritmo del presente, pero sin perder su esencia, su tradición y sus principios básicos. Y lo mismo sucede con la subcategoría de la arquitectura efímera, esa que centra sus esfuerzos en construcciones temporales y pasajeras, las que serán pasto de la circunstancialidad y las que, precisamente por ese motivo, cuentan con unas características y fundamentos particulares, tremendamente ligados a su alma pasajera.

La temporalidad

Esta disciplina de la arquitectura temporal hace honor a su nombre y tiene como primer principio la eventualidad. Sea cual sea el resultado, desaparecerá antes o después. Y ahí reside, precisamente, la belleza de este arte. En saber que no siempre estará ahí, que hay que disfrutar la propuesta el tiempo que permanezca ante nuestros ojos.

La experimentación

Íntimamente ligado a ese carácter temporal está el segundo principio de la arquitectura efímera: la innovación y la experimentación. Si no va a ser eterna, ¿por qué no jugar con las posibilidades que ofrece una instalación o una construcción? Así, esta disciplina tiende su mano a las mentes más artísticas y transgresoras. Y el resultado es, siempre, tan sorprendente como original.

arquitectura efímera

Carácter urbano y social

Las construcciones temporales han cumplido, tradicionalmente, una función lúdica: han acompañado y revestido celebraciones, bienvenidas y eventos históricos. Pero la arquitectura efímera contemporánea da un paso más y se transforma en continente de nuevos modos de participación social y de ocio. En el hogar de las nuevas maneras de entender el espacio público y el arte.

Artistas, arquitectos y proyectos efímeros

Son muchos los estudios de arquitectura que, movidos por una pulsión más artística que funcional (aunque en perfecta conjunción de ambas) se adentran en la senda de la construcción efímera y los proyectos del mismo apellido. Algo similar ocurre con muchos artistas: impulsados por una energía creativa rompedora y con ganas de dar forma a algo voluminoso, transitan el camino de la arquitectura temporal.

Si bien esta disciplina cuenta con representantes especialmente reconocidos fuera de nuestras fronteras, en España también contamos con nombres y proyectos que hacen de ella su eje.

Martín Azúa y su Casa Básica

arquitectura efímera

El caso de Martín Azúa es un buen ejemplo de cómo la arquitectura y el arte caminan de la mano y con los dedos entrelazados en muchas ocasiones.

Él, artista, ha hecho de su Casa Básica uno de sus proyectos más interesantes y populares. Partiendo de la idea del desapego a las cosas materiales y de la posibilidad de vivir con menos, Martín dio forma a una casa que cabe en un bolsillo.

Un hogar con el que pasear, un hogar cuyos cimientos no son visibles, pero sí existen: son la idea de reconectar con la naturaleza, de retornar a lo esencial y la propuesta de “una vida en tránsito sin ataduras materiales”, como él mismo señala.

La Casa Básica de Martín Azúa es un prototipo experimental elaborado en poliéster metalizado que se pliega y despliega, que es ligero, se hincha con el calor humano y protege del frío y del calor. Una casa al borde de lo inmaterial que, concebida para ello, ha viajado por el mundo y se ha expuesto en España, Alemania y Estados Unidos. En 2007 encontró el lugar en el que echar raíces: desde entonces forma parte de la colección permanente del MoMA de Nueva York.

More with less y los filamentos del diseño

Una de las expresiones más habituales de la arquitectura efímera son, sin duda, las instalaciones. Las encontramos en ferias de arte, en celebraciones, eventos… y allá donde nuestra imaginación pueda soñar. En ellas confluyen dos disciplinas hermanas: la arquitectura y el diseño. La relación entre ambas es similar al vínculo existente entre la arquitectura y el arte: fuerte, cargado de significado y, a diferencia del resultado de su trabajo, nada efímero.

arquitectura efímera

Un ejemplo interesante y llamativo es el trabajo que el estudio More with less presentó en la Semana del Diseño de Valencia de 2016. Los jóvenes diseñadores Jordi Iranzo y Àngela Montagud intervinieron un salón de belleza y lo transformaron en un espacio totalmente evocador, sugerente y dispuesto a conquistar los cinco sentidos.

Con el cabello como punto de partida, los diseñadores se plantearon qué se sentiría dentro de una melena. Y convirtieron esa premisa en una experiencia extrasensorial empleando siete kilómetros de cuerda de algodón cortados en 5.500 pedazos. El roce de cada filamento con la piel, la belleza de la uniformidad, la quietud de cada cabello… Sensaciones efímeras, pero cuyo recuerdo permanece en el hueco de la memoria dispuesto para nuestros sentidos.

Nacho Carbonell y su obra El Patio

arquitectura efímera

Un ejemplo más de cómo el arte conecta con la arquitectura efímera es la obra El Patio que el artista Nacho Carbonell elaboró dentro de la plataforma crear/sin/prisa, con la que Cervezas Alhambra apoya el arte contemporáneo. La instalación se pudo ver y transitar el pasado mes de febrero en el centro cultural Matadero de Madrid.

Y decimos transitar porque El Patio es mucho más que una obra de arte. Es un espacio que invita a la calma y la contemplación. Un rincón nómada que se inspira en Patio de los Leones de la Alhambra y que nos deslumbra con sus peculiares vidrieras: unas elaboradas a partir de 10.000 botellas de Cervezas Alhambra. En este caso, lo efímero no es el objeto, sino el uso que se le da, de recipiente a bella pieza decorativa con mil matices que mostrar.

Festival Concéntrico, la cita de la arquitectura en Logroño

arquitectura efímera

Cualquier amante de la arquitectura efímera rodea en el calendario con color rojo una fecha: la del Festival Concéntrico en Logroño. La cita, que en mayo de 2019 celebrará su quinta edición, acerca a los ciudadanos la arquitectura efímera, sus pormenores, sus propuestas más rompedoras e interesantes.

El espíritu de Concéntrico es establecer un diálogo entre la ciudadanía y el patrimonio. Por eso, llena los rincones más singulares (y, en ocasiones, desconocidos) de la ciudad con instalaciones efímeras e intervenciones artísticas que dan un vuelco al panorama urbano. La última edición, que tuvo lugar este 2018, llenó la ciudad con las intervenciones de catorce equipos de arquitectos nacionales e internacionales que apostaron por arrojar una mirada nueva a las calles vetustas de Logroño y sorprender a quienes se atreven a levantar la vista y mirar más.

El videobox de Qué tendrá Granada

arquitectura efímera

El propósito de una instalación de arquitectura efímera puede ser, sencillamente, sorprender y contar una historia. Como pretendía hacer y hace el videobox instalado en el Espacio Cervezas Alhambra de Granada. Con ánimo de responder a la siempre formulada pregunta de Qué tendrá Granada, este contenedor audiovisual nos permite no solo ahondar en la historia de la ciudad en la que nació la enseña Cervezas Alhambra, sino que nos permite relatar las emociones que despierta en nosotros la urbe del Sacromonte.

Porque la arquitectura efímera persigue, precisamente, eso. Hacernos sentir, emocionarnos con intervenciones pasajeras, llevarnos a ser plenamente conscientes de la fugacidad del tiempo, apreciar cada instante de nuestra vida y guardar todos y cada uno de ellos en nuestra memoria. Las construcciones y las experiencias pueden ser efímeras, pero las sensaciones permanecen en nuestra piel y nuestra alma como un tatuaje invisible.

Imágenes | Facebook de Festival Concéntrico | Martín Azúa | More with less design | Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Nacho Carbonell pone nombre propio al diseño en el Madrid Design Festival

En Momentos Alhambra | Los conciertos acústicos de Qué Tendrá Granada, la nueva iniciativa de Cervezas Alhambra

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Llega el Madrid Design Festival: un espacio donde la inspiración y el diseño se dan la mano

Llega el Madrid Design Festival: un espacio donde la inspiración y el diseño se dan la mano

6 febrero, 2018
¿Cómo se puede rediseñar el mundo? ¿Cómo se resignifican las ciudades? ¿Existe la posibilidad de que el diseño llegue a todo el mundo? A raíz de estas preguntas, el Madrid Design Festival, durante todo el mes de febrero, tratará de convertir a la capital en el centro del diseño a nivel internacional con el fin de democratizar todas sus disciplinas bajo un prisma innovador, pero, sobre todo, contemporáneo.
El cartel de Sara Fratini para C.A.L.L.E: una oda a la autenticidad de Lavapiés

El cartel de Sara Fratini para C.A.L.L.E: una oda a la autenticidad de Lavapiés

25 marzo, 2019
Madrid bulle a diario, en cada uno de sus rincones. Pasear por sus calles es conocer mil ciudades, mil mundos, mil matices y mil vidas. Y todo eso se acentúa si el foco se cierra en Lavapiés. El céntrico barrio, cargado de personalidad, autenticidad y diversidad, es el colorido escenario de C.A.L.L.E, el festival de arte urbano que convierte las paredes del barrio en gigantes lienzos de la mano de artistas contemporáneos.
Nacho Carbonell pone nombre propio al diseño en el Madrid Design Festival

Nacho Carbonell pone nombre propio al diseño en el Madrid Design Festival

8 febrero, 2018
Desde el cuchillo que utilizamos para cortar el pan recién horneado a la silla en la que nos sentamos para dejar volar nuestra imaginación con la ayuda de un buen libro, todo es diseño. Y ese fabuloso baúl que almacena todo lo que nos hace la vida más fácil (y más bonita, porque la funcionalidad y la belleza no están reñidas) se viste de fiesta este mes de febrero y sale a pasear sus encantos por la capital en el Madrid Design Festival.