Descubre las obras del II Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente

 

El segundo Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente ha recaído en la obra “El holandés errante”, de Kiko Pérez.

En palabras del jurado, el trabajo de Kiko Pérez muestra una forma de trabajar con la artesanía que no está basada en una idea de “diálogo” permanente, sino en una verdadera integración de la inteligencia de la artesanía en un lenguaje artístico propio.

La obra aunque acabada, tiene la capacidad de presentarse como una matriz, como una unidad simétrica que puede desarrollarse de muchos modos. Su respuesta a la artesanía no es ni romántica ni sentimental sino analítica.

Kiko Pérez "El holandés errante"

El artista Kiko Pérez revisita las estancias de la Alhambra mediante una obra de suelo compuesta por baldosas hidráulicas, en su primera concepción, que simularían el alicatado nazarí usado en la construcción de La Alhambra. La gama de color reducida, la geometría o las repeticiones son cuestiones en común con el trabajo anterior del artista.

 

 

Guillermo Mora "La Historia Detrás"

El proyecto La historia detrás, del artista Guillermo Mora, toma como punto de partida los dibujos nazaríes prohibidos y ocultos durante siglos tras los artesonados de la Alhambra. Las piezas de madera que contienen estos dibujos funcionan al igual que una moneda: la visión de una cara imposibilita la visión de la otra. Pero ¿qué sucedería si su plano intermedio se transparentase? Este gesto permitiría convivir dibujos oficiales y prohibidos bajo un mismo soporte.

Marta Fernández Calvo "Cumbres, Costillas, Opal"

El proyecto de Marta Fernández Calvo propone la respiración como gesto mínimo o intensidad desde la que reformular la historia y el paisaje de Granada a través de una actividad artesanal: el soplado de cristal. Performance y artesanía coincidirán en el desarrollo de tres piezas en las que diferentes respiraciones del material revelarán la emoción de las cumbres de Sierra Nevada, los volúmenes del paisaje oculto de las cuevas del Sacromonte y la intensidad de la aspiración de las pendientes hasta la Alhambra.

Carlos Monleón "Deep Hamra"

Millares de visitantes recorren la Alhambra cada día, sirviéndose de dispositivos electrónicos para capturar sus geometrías y volúmenes. Los aparatos utilizan para ello algoritmos que procesan, clasifican y transforman, generando una serie de imágenes paralelas que nunca llegan a ser vistas por el ojo humano. El artista Carlos Monleón extrae y utiliza en Deep Hamra estas imágenes ocultas como formas y motivos en la composición de un tapiz.

Gloria Martín "Yesería, Puerta de las Nieves"

La artista Gloria Martín se basa en la idea de reproducción para crear una escultura mediante la técnica de la yesería, inspirada en las maquetas que salieron del taller de Rafael Contreras y que formaron parte de la colección del Museo Arqueológico Nacional.

Artículos Relacionados
Isalda: cuando el cuero y el arte contemporáneo se unen en un bolso

Isalda: cuando el cuero y el arte contemporáneo se unen en un bolso

“La forma sigue a la función”. Walter Gropius, fundador de la Bauhaus, creía en la estética funcional. La forma, la belleza, no podía ser resultado de un capricho sino que debía representar el alma misma del objeto: el fin para el que fue creado. Respetando principios como este y aunando en su filosofia las vanguardistas ideas de la escuela de diseño alemana con las técnicas más tradicionales de artesanía en cuero, nace la firma de bolsos y complementos Isalda.
Siete Instagrams para enamorarte del invierno

Siete Instagrams para enamorarte del invierno

Pasear entre la niebla. El olor de las castañas asadas. El sabor de un chocolate caliente junto a la chimenea de tu casa del pueblo. Las tardes con amigos alrededor de la mesa viendo nevar tras el cristal. Las noches en el sofá bajo una manta leyendo historias que te atrapan. Las mañanas de domingo con música lenta que te hace soñar fuerte.
La artesanía extremeña: una comunidad llena de arte y tradición

La artesanía extremeña: una comunidad llena de arte y tradición

El viejo casco histórico de Cáceres, el valle Jerte tintado de cerezos en flor, el precioso legado romano de Mérida, los íntimos soportales de Zafra donde cientos de amantes han robado un beso. Evocar algunos de los encantos más preciados de Extremadura resulta sencillo; una comunidad trufada de bellos rincones pero también llena de tradición.