Descubre las obras del II Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente

 

El segundo Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente ha recaído en la obra “El holandés errante”, de Kiko Pérez.

En palabras del jurado, el trabajo de Kiko Pérez muestra una forma de trabajar con la artesanía que no está basada en una idea de “diálogo” permanente, sino en una verdadera integración de la inteligencia de la artesanía en un lenguaje artístico propio.

La obra aunque acabada, tiene la capacidad de presentarse como una matriz, como una unidad simétrica que puede desarrollarse de muchos modos. Su respuesta a la artesanía no es ni romántica ni sentimental sino analítica.

Kiko Pérez "El holandés errante"

El artista Kiko Pérez revisita las estancias de la Alhambra mediante una obra de suelo compuesta por baldosas hidráulicas, en su primera concepción, que simularían el alicatado nazarí usado en la construcción de La Alhambra. La gama de color reducida, la geometría o las repeticiones son cuestiones en común con el trabajo anterior del artista.

 

 

Guillermo Mora "La Historia Detrás"

El proyecto La historia detrás, del artista Guillermo Mora, toma como punto de partida los dibujos nazaríes prohibidos y ocultos durante siglos tras los artesonados de la Alhambra. Las piezas de madera que contienen estos dibujos funcionan al igual que una moneda: la visión de una cara imposibilita la visión de la otra. Pero ¿qué sucedería si su plano intermedio se transparentase? Este gesto permitiría convivir dibujos oficiales y prohibidos bajo un mismo soporte.

Marta Fernández Calvo "Cumbres, Costillas, Opal"

El proyecto de Marta Fernández Calvo propone la respiración como gesto mínimo o intensidad desde la que reformular la historia y el paisaje de Granada a través de una actividad artesanal: el soplado de cristal. Performance y artesanía coincidirán en el desarrollo de tres piezas en las que diferentes respiraciones del material revelarán la emoción de las cumbres de Sierra Nevada, los volúmenes del paisaje oculto de las cuevas del Sacromonte y la intensidad de la aspiración de las pendientes hasta la Alhambra.

Carlos Monleón "Deep Hamra"

Millares de visitantes recorren la Alhambra cada día, sirviéndose de dispositivos electrónicos para capturar sus geometrías y volúmenes. Los aparatos utilizan para ello algoritmos que procesan, clasifican y transforman, generando una serie de imágenes paralelas que nunca llegan a ser vistas por el ojo humano. El artista Carlos Monleón extrae y utiliza en Deep Hamra estas imágenes ocultas como formas y motivos en la composición de un tapiz.

Gloria Martín "Yesería, Puerta de las Nieves"

La artista Gloria Martín se basa en la idea de reproducción para crear una escultura mediante la técnica de la yesería, inspirada en las maquetas que salieron del taller de Rafael Contreras y que formaron parte de la colección del Museo Arqueológico Nacional.

Artículos Relacionados
Micomoler, diseño contemporáneo a base de saber hacer tradicional

Micomoler, diseño contemporáneo a base de saber hacer tradicional

Los días tranquilos y la sensación de bienestar que conllevan plantan una semilla de comodidad muy necesaria en las atmósferas de intimidad. El hogar perfecto, ese en el que reposar con calma después de la jornada laboral o en el que remolonear durante los fines de semana, embriaga de dicha si lo atendemos con afecto.
Nueva Alhambra Reserva Roja de 70 cl: hay que sentirla, hay que compartirla

Nueva Alhambra Reserva Roja de 70 cl: hay que sentirla, hay que compartirla

Es una cerveza que invita a detenerse unos instantes. Cuando miras la botella de inspiración artesanal y comienzas a observar los detalles —dejas de mirar para empezar a ver— de las letras que nacen del propio cristal y el tono rojo oscuro del material. Cuando viertes el líquido color cobre y hueles el aroma del cereal tostado y los intensos matices que emanan del brillante vidrio.
La Cueva Studio o el bello resultado de combinar artesanía y diseño pop

La Cueva Studio o el bello resultado de combinar artesanía y diseño pop

A veces, tu futuro no está donde lo imaginaste. Está en un lugar distinto, en un sector opuesto, en unas tareas que nunca pensaste acometer. Pero que te hacen rabiosamente feliz. Y que te encaminan a aprender algo nuevo cada jornada, a sacar tu lado más creativo a la luz. A veces, tu futuro no está donde lo imaginaste, pero sí donde tu corazón te ha llevado.