Descubre las obras del II Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente

 

El segundo Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente ha recaído en la obra «El holandés errante», de Kiko Pérez.

En palabras del jurado, el trabajo de Kiko Pérez muestra una forma de trabajar con la artesanía que no está basada en una idea de «diálogo» permanente, sino en una verdadera integración de la inteligencia de la artesanía en un lenguaje artístico propio.

La obra aunque acabada, tiene la capacidad de presentarse como una matriz, como una unidad simétrica que puede desarrollarse de muchos modos. Su respuesta a la artesanía no es ni romántica ni sentimental sino analítica.

Kiko Pérez "El holandés errante"

El artista Kiko Pérez revisita las estancias de la Alhambra mediante una obra de suelo compuesta por baldosas hidráulicas, en su primera concepción, que simularían el alicatado nazarí usado en la construcción de La Alhambra. La gama de color reducida, la geometría o las repeticiones son cuestiones en común con el trabajo anterior del artista.

 

 

Guillermo Mora "La Historia Detrás"

El proyecto La historia detrás, del artista Guillermo Mora, toma como punto de partida los dibujos nazaríes prohibidos y ocultos durante siglos tras los artesonados de la Alhambra. Las piezas de madera que contienen estos dibujos funcionan al igual que una moneda: la visión de una cara imposibilita la visión de la otra. Pero ¿qué sucedería si su plano intermedio se transparentase? Este gesto permitiría convivir dibujos oficiales y prohibidos bajo un mismo soporte.

Marta Fernández Calvo "Cumbres, Costillas, Opal"

El proyecto de Marta Fernández Calvo propone la respiración como gesto mínimo o intensidad desde la que reformular la historia y el paisaje de Granada a través de una actividad artesanal: el soplado de cristal. Performance y artesanía coincidirán en el desarrollo de tres piezas en las que diferentes respiraciones del material revelarán la emoción de las cumbres de Sierra Nevada, los volúmenes del paisaje oculto de las cuevas del Sacromonte y la intensidad de la aspiración de las pendientes hasta la Alhambra.

Carlos Monleón "Deep Hamra"

Millares de visitantes recorren la Alhambra cada día, sirviéndose de dispositivos electrónicos para capturar sus geometrías y volúmenes. Los aparatos utilizan para ello algoritmos que procesan, clasifican y transforman, generando una serie de imágenes paralelas que nunca llegan a ser vistas por el ojo humano. El artista Carlos Monleón extrae y utiliza en Deep Hamra estas imágenes ocultas como formas y motivos en la composición de un tapiz.

Gloria Martín "Yesería, Puerta de las Nieves"

La artista Gloria Martín se basa en la idea de reproducción para crear una escultura mediante la técnica de la yesería, inspirada en las maquetas que salieron del taller de Rafael Contreras y que formaron parte de la colección del Museo Arqueológico Nacional.

Artículos Relacionados
La belleza lorquiana de los patrones de Miriam Doz

La belleza lorquiana de los patrones de Miriam Doz

Hay algo mágico en la costura. En cómo los hilos unen retazos de tela y crean prendas fabulosas. En cómo, de un boceto en papel, se puede llegar a dar forma a un vestido que cuente una historia. Y, sobre todo, hay algo mágico en las manos que son capaces de todo eso. Como las de la diseñadora Miriam Doz.
Ácrata, la geometría convertida en bolsos

Ácrata, la geometría convertida en bolsos

En la segunda década del siglo XXI —a la que ya le hemos colocado el marcapáginas en el último tercio— las fronteras se diluyen. Lo digital y lo físico se mezclan, los géneros se esfuman y los pequeños creadores reivindican su lugar al margen de los cánones establecidos y de las otrora autoridades imperantes. Porque reivindican su espacio. Porque quieren mostrar que la creación contemporánea no solo llega de la mano de las grandes firmas. Porque son unos rebeldes con causa.