Descubre las obras del Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente

 

El primer Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente ha recaído en la obra «Señas y Sonidos del Palacio Rojo» (leones/reyes/abencerrajes), de Jose Miguel Pereñíguez.

En palabras del jurado ha sido la obra que ha respondido mejor al desafío planteado a los artistas, y que por tanto ha merecido recibir el primer Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente.

El jurado ha querido premiar el talento con el que el artista ha sabido combinar el ambicioso enfoque conceptual de partida con una delicada realización material de la obra. Su trabajo entronca con una corriente histórica de estudio de las conexiones entre arquitectura, matemáticas y música. Al mismo tiempo, los exquisitos instrumentos producidos por el autor reivindican el valor de lo ornamental, a partir de la tradición estética nazarí.

Miren Doiz

En la obra de Miren Doiz están los elementos que definen a Granada y su Alhambra: el blanco de las nubes y la nieve, el azul del cielo y el agua, los amarillos de la tierra y el sol. Están también las formas básicas de los mosaicos nazaríes: el pétalo, el hueso, la aguja y el huso. La artista juega a recombinarlos todos y con la ayuda de expertos artesanos experimenta con materiales nuevos para ella, como el jabón o el vidrio.

Jacobo Castellano

Desde sus tiempos como estudiante en Granada, Jacobo Castellano está obsesionado con el aljibe, el depósito tradicional para agua de la tradición nazarí. Usándolo como fuente de inspiración, ha creado una obra monumental, pero construida con materiales humildes: barro, terracota, madera y cerámica. Su trabajo es geométrico y artesanal, es forma y también paisaje, y en todo ello resuenan los ecos de la Alhambra.

Alegría y Piñero

Alegría y Piñero proponen esta imagen de los Palacios Nazaríes: una arquitectura parlante, con relieves que son versos recitados en primera persona. Ellos reproducen en su obra esta visión, partiendo de tres palabras: oriente, occidente y horizonte. El sonido de las palabras se transforma aquí en esculturas, que a su vez moldean la materia para generar relieves, cuya disposición geométrica nos lleva de vuelta a la Alhambra.

Jose Miguel Pereñíguez

¿Es posible traducir La Alhambra a un lenguaje musical? Jose Miguel Pereñíguez recupera un instrumento musical inventado por Pitágoras, el monocordio, y mediante equivalencias matemáticas encapsula toda la magia del monumento granadino. Un maestro lutier ha ayudado al artista a convertir sus piezas en auténticas joyas artesanas, con una decoración inspirada en los motivos nazaríes.

Teresa Solar

El agua lo es todo en la Alhambra: es belleza, pero también funcionalidad y tecnología. Teresa Solar Abboud recupera en su obra el atanor, un pequeño cilindro cerámico en el que se basa el extraordinario sistema de canalizaciones del monumento. Sometiendo estas piezas a fuerzas y tensiones, su trabajo nos habla de la fragilidad de las estructuras, de la arquitectura y, por extensión, de nuestros propios cuerpos.

Artículos Relacionados
Silvia Valentín, insuflando nuevo aire a la cerámica moderna

Silvia Valentín, insuflando nuevo aire a la cerámica moderna

Las formas asimétricas pueden ser tan estéticas como esas que aspiran a ser inmaculadamente regulares. Y se puede decir más, con menos. La cerámica de Silvia Valentín es el mejor ejemplo de ello. Aparentemente sencilla, de aspecto casi rústico —las texturas rugosas, la predominancia cromática del óxido— pero aún así, moderna; contemporánea.
Entre hilos, fotografías y performance: el arte de María Gimeno

Entre hilos, fotografías y performance: el arte de María Gimeno

Cada artista procura conquistar el espacio con su obra. Retar a las paredes, a los ojos que observan y a los que trataron de desafiarlos antes que ellos. Hay un arte que intenta hacerlo mediante la pintura o la escultura, pero el arte de verdad es el que se atreve a ir más lejos, aquel en el que se prueba y, aun manteniendo presente la trayectoria de la genealogía, da con una forma de creación fruto de esa búsqueda.