Descubre las obras del Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente

 

El primer Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente ha recaído en la obra “Señas y Sonidos del Palacio Rojo” (leones/reyes/abencerrajes), de Jose Miguel Pereñíguez.

En palabras del jurado ha sido la obra que ha respondido mejor al desafío planteado a los artistas, y que por tanto ha merecido recibir el primer Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente.

El jurado ha querido premiar el talento con el que el artista ha sabido combinar el ambicioso enfoque conceptual de partida con una delicada realización material de la obra. Su trabajo entronca con una corriente histórica de estudio de las conexiones entre arquitectura, matemáticas y música. Al mismo tiempo, los exquisitos instrumentos producidos por el autor reivindican el valor de lo ornamental, a partir de la tradición estética nazarí.

Miren Doiz

En la obra de Miren Doiz están los elementos que definen a Granada y su Alhambra: el blanco de las nubes y la nieve, el azul del cielo y el agua, los amarillos de la tierra y el sol. Están también las formas básicas de los mosaicos nazaríes: el pétalo, el hueso, la aguja y el huso. La artista juega a recombinarlos todos y con la ayuda de expertos artesanos experimenta con materiales nuevos para ella, como el jabón o el vidrio.

Jacobo Castellano

Desde sus tiempos como estudiante en Granada, Jacobo Castellano está obsesionado con el aljibe, el depósito tradicional para agua de la tradición nazarí. Usándolo como fuente de inspiración, ha creado una obra monumental, pero construida con materiales humildes: barro, terracota, madera y cerámica. Su trabajo es geométrico y artesanal, es forma y también paisaje, y en todo ello resuenan los ecos de la Alhambra.

Alegría y Piñero

Alegría y Piñero proponen esta imagen de los Palacios Nazaríes: una arquitectura parlante, con relieves que son versos recitados en primera persona. Ellos reproducen en su obra esta visión, partiendo de tres palabras: oriente, occidente y horizonte. El sonido de las palabras se transforma aquí en esculturas, que a su vez moldean la materia para generar relieves, cuya disposición geométrica nos lleva de vuelta a la Alhambra.

Jose Miguel Pereñíguez

¿Es posible traducir La Alhambra a un lenguaje musical? Jose Miguel Pereñíguez recupera un instrumento musical inventado por Pitágoras, el monocordio, y mediante equivalencias matemáticas encapsula toda la magia del monumento granadino. Un maestro lutier ha ayudado al artista a convertir sus piezas en auténticas joyas artesanas, con una decoración inspirada en los motivos nazaríes.

Teresa Solar

El agua lo es todo en la Alhambra: es belleza, pero también funcionalidad y tecnología. Teresa Solar Abboud recupera en su obra el atanor, un pequeño cilindro cerámico en el que se basa el extraordinario sistema de canalizaciones del monumento. Sometiendo estas piezas a fuerzas y tensiones, su trabajo nos habla de la fragilidad de las estructuras, de la arquitectura y, por extensión, de nuestros propios cuerpos.

Artículos Relacionados
Siete rincones para sentir la magia del verano con los cinco sentidos

Siete rincones para sentir la magia del verano con los cinco sentidos

El verano nos hace brillar. Y vibrar. Porque después de meses de letargo y un lento despertar primaveral, el alma ansía libertad. Escapar de las rutinas y vivir momentos únicos. Respirar, desconectar; mirar y no solo ver. Experimentar la vida con los cinco sentidos. El verano está repleto de estímulos que los conquistan: desde experiencias gastronómicas junto al mar hasta eventos culturales que solo pueden vivirse durante estos meses.
La Terraza Magnética, un oasis de cine y cultura en el verano madrileño

La Terraza Magnética, un oasis de cine y cultura en el verano madrileño

Madrid y su cielo. Dicen que es uno de los más atractivos que hay. Con cada estación muestra matices que le infunden una personalidad única y en verano se muestra limpio y brillante, lleno de energía y sosteniendo ese calor que emerge del asfalto de la ciudad. Y entre sus nubes surgen rincones para aliviarnos de la temperatura a veces sofocante de la bulliciosa y ajetreada capital.
Para. Mira. Toca. Siente: solo así puedes redescubrir la singularidad de lo cotidiano

Para. Mira. Toca. Siente: solo así puedes redescubrir la singularidad de lo cotidiano

Una alarma que nos despierta y sobresalta. Una decena de notificaciones que nos insisten en todo lo que tenemos que hacer. Un reloj diciéndonos que vamos tarde. Nuestro día a día, demasiadas veces, se convierte en una sucesión de tareas por cumplir y de agendas que cuadrar. Pero ese no es el único modo de exprimir nuestros días. Hay otro, que pasar por Parar más, Sentir más… para disfrutar más.