Amantes de la buena literatura: esta es la ruta más novelesca de Granada

Por Lorena Papí Rodes

Granada es una ciudad de letras. Y no solo porque fuera nombrada Ciudad de Literatura por la UNESCO. Es que su historia literaria es la de una relación que se retroalimenta: sus paisajes, sus colores, esos barrios que parecen suspendidos en el tiempo convierten a la ciudad en una mística musa.

El recuerdo de su estancia —breve o vital— queda para siempre marcado en novelas, cuentos y poemas de autores natales y de granadinos de adopción. Y esas obras han dejado huella en la ciudad; su historia se cuenta en sus calles y sus barrios.

Granada está presente en todo aquello que bebe de sus orígenes, como Cervezas Alhambra. Porque ambas ponen en valor su pasado para caminar hacia el futuro.

La ciudad y su sello más distintivo, el palacio nazarí, están también unidas en cuerpo y alma a Cervezas Alhambra. En su origen, con una elaboración que persigue un espíritu artesanal. Pero también, en la forma en que se presenta ante el mundo: las reconocibles celosías con las que la Cervezas Alhambra reivindica a Granada como fuente de inspiración y un diseño único, moderno.

El Paseo de los tristes (o tras los pasos del Lorca más juvenil)

Con la misma emoción y expectación que se comienza un libro, arranca la ruta por la Granada más literaria siguiendo los pasos de su más célebre poeta, mientras baja la cuesta de la Carrera del Darro y recorre el Paseo de los tristes, siendo aún joven.

La ruta lorquiana que transcurre por el casco urbano quedó inmortalizada en poemas como la “Baladilla de los tres ríos”. Hoy es posible seguir el mismo camino que inspiró a Federico García Lorca mientras se va bordeando el mítico Albaicín acompañado por el relajante rumor del agua que fluye libre.

Y por la imponente Alhambra, que domina desde las alturas y acompaña durante parte del camino.

Alhambra Reserva 1925

Acabar el paseo degustando un sabroso jamón ibérico y una Alhambra Reserva 1925 —que tan bien contrasta con esos aperitivos de media mañana—  y disfrutando las magníficas vistas al palacio que pueden apreciarse desde el Ras Bar, ubicado en el Paseo, es redondear el momento. La intensidad del ibérico, meloso, untuoso, pone el contrapunto perfecto al ligero amargor y la fragancia seca de esta cerveza.

Porque una Alhambra Reserva 1925, como un paisaje que se queda grabado en la retina, como girar la esquina y encontrarte de frente con la gran fortaleza roja, imponente, centenaria: es una invitación a celebrar cada detalle. A apreciar todos los matices: los de esa bucólica postal y los que hacen de esta variedad un acompañamiento único para esos momentos compartidos y especiales, como sus notas tostadas y sus aromas florales.

El Albaicín: un barrio que enamora (e inspira)

Barrio del Albaicin, Granada

“Calles silenciosas con hierbas, con casas de hermosas portadas, con minaretes blancos… Calles que sienten las melodías plateadas del Dauro y las romanzas de hojas que cantan los bosques lejanos de la Alhambra”, decía Lorca sobre el histórico Albaicín.

Ascender al barrio, desde esas calles que suben desde el margen del río, es adentrarse en otra dimensión temporal. Una en la que son pequeños detalles que se revelan ante los sentidos los que marcan el paso y sirven de guía para recorrer ese laberinto que es el Albaicín.

Autoras contemporáneas como Carolina Molina han conseguido trasladar el misticismo del barrio a su novela “Sueños del Albayzín”. Recorrer este mítico barrio es andar por los escenarios de esta novela. Del mismo modo que leer la novela es adentrarse en la Granada del siglo XIV, cuando el palacio estaba siendo construido. Es deambular despreocupadamente por esas tranquilas calles.

Saborear un plato de origen árabe, como los que se hermanan con la cocina tradicional andaluza en el Restaurante El Huerto de Juan Ranas, también brinda al paladar la posibilidad de sentir esa conexión con las páginas de esta novela. De transportarse hasta ese tiempo.

Gracias a su privilegiada ubicación en el Mirador de San Nicolás, una velada en este Restaurante captura de una forma única la esencia de la ciudad: cenando en una de sus terrazas, con la imponente visión de la Alhambra como una invitada más y redondeando la magia del momento con una Alhambra Reserva 1925.

Una variedad que por su equilibrio, resulta armónica tanto con carnes —como el Cous Cous de corderocomo con propuestas más suaves, a base de vegetales y pescados, como el Salmorejo con huevo, jamón y melva; dos propuestas muy distintas que conviven también con armonía en la carta de El Huerto de Juan Ranas. Así, el pasado y el presente de la gastronomía con origen en Andalucía quedan unidos por ese hilo conductor que es el sabor inspirado en Granada de Cervezas Alhambra.

Rincones místicos del Realejo

Cuatro siglos de historia se acumulan en las ramas del frondoso “Cedro de San Juan de la Cruz” —en realidad, ciprés—. Era allí, al abrigo de su sombra y transportado por esa magia del entorno donde meditaba y escribía San Juan de la Cruz.

Solo vivió en la ciudad cuatro años, en el Convento de las Carmelitas ubicado en el que ahora es el Carmen de los Mártires. Pero fue tiempo suficiente para rendir homenaje a Granada en algunos de sus poemas más reconocidos, y que artistas como Estrella Morente y Rosalía transforman hoy en canciones.

Es ella, Granada como musa, de nuevo, la que conecta a místicos y poetas, a cantaoras y novelistas, a través de los siglos. Tradición y vanguardia se unen hoy en todo tipo de propuestas culturales en una ciudad dinámica, pese al peso de su historia. El arte contemporáneo —también desde las letras—sigue avanzando desde ese punto de origen; no importa que el formato sea tan actual y novedoso como el de la novela ilustrada e interactiva Lapso.

Una invitación de Cervezas Alhambra a los lectores que quieran callejear por la Granada nocturna y desvelar todos sus “misterios ocultos”en primera persona —cada capítulo concluye con uno que tú mismo puedes desentrañar—, acompañando al singular personaje que da nombre a la obra, desde que abandona en plena noche su casa de la Cuesta del Realejo.

La misma invitación que hace, con cada una de sus variedades, a descifrar todos esas esas pequeñas singularidades que las hacen únicas: esa espuma más densa y la consistencia de la Alhambra Especial. El sabor equilibrado, entre suave amargor y acabado seco de la Alhambra Reserva 1925. O la intensidad de la fragancia y el contraste entre las notas acarameladas y el amargor más persistente de una Alhambra Reserva Roja.

Será con esta última con la que mejor maridarán propuestas vanguardistas de alma tradicional, buscando siempre potenciar aún más todas esas singularidades que aguardan en cada burbuja, en cada trago. Una variedad intensa, con cuerpo, plena en boca, pensada para ponerle banda sonora líquida al festival de sabores que son las creaciones de Lola Marín, chef de este original restaurante. Una cerveza con entidad para equilibrar y redondear toda una experiencia gastronómica.

Un emplatado de Damasqueros

Como Cervezas Alhambra, el Restaurante Damasqueros apuesta por la mirada renovada y la reinterpretación de los clásicos de siempre, de igual forma que los poetas de hoy reivindican la maestría de los que les precedieron, aunque sean nuevos versos y nuevas voces los que hablen de Granada. Su carta se basa con recetas de toda la vida presentadas con técnicas muy actuales, y es una parada perfecta en nuestra ruta literaria por el Realejo.

Maristán Nazarí: reconstruyendo el pasado

Hospital durante la época musulmana de Granada, Casa de la Moneda siglos más tarde y monumento protegido hoy, como Bien de Interés Cultural. El Maristán Nazarí sigue en pie, casi 700 años después, dominando sobre uno de los márgenes del Darro y confundiéndose con el bosque que rodea a La Alhambra.

Hoy solo un testimonio de lo que fue, el edificio vuelve a convertirse en hospital en pleno siglo XXI, en la novela del granadino José Luis Gastón Morata, “El perfume de bergamota”. Un relato riguroso y bien documentado, casi un documento histórico por esa imagen vívida que ofrece a los lectores de la Granada de 1392.

Recorrer la Carrera del Darro, salpicada de pruebas de otras épocas y otras vidas, es adentrarse en la historia de Granada. Cruzar el río a través de uno de sus muchos pasos, como el Puente Cabrera, es reconectar con la Granada de hoy. Con la alegría y la vida que bulle en locales como la Taberna TiaCheta, con su terraza con encanto al murmullo del Río Darro, y sus magníficas vistas al Albaicín.

De tapeo o a la carta, su cocina se inspira fundamentalmente en Granada y por extensión, en Andalucía y en la cocina mediterránea. La Tabla de la Casa, en la que se reúnen jamón y embutido ibéricos con quesos curados aún se hace se intensifica más en paladar al combinarse con el suave amargor y las notas afrutadas de una Alhambra Reserva 1925. Porque también es la compañera perfecta de una elección minimalista, como un aperitivo o una tapa. La que redondea ese momento de pausa, tras un largo y tranquilo paseo por la ciudad, descubriendo su tradición y su historia.

Ellas están presentes en toda idea creativa que parte de Granada o que se inspira en ella. Como en Lapso, la singular novela ilustrada online, pero también, en el trabajo de los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra.

Una calle de Granada

Porque el futuro de Granada, su desarrollo cultural, pasa por respetar el origen; por entender que el pasado sigue siendo protagonista en el presente. Porque para seguir avanzando, se han de respetar esos modos de hacer de los expertos que sentaron las bases: en el flamenco, en la poesía o en la tradición cervecera.

Fotos | iStock/Simon Lehmann, Pixabay/pcdazeroPixabay/Ramallo

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
La Térmica

La Térmica

18 mayo, 2018
Cervezas Alhambra y La Térmica de Málaga se unen para la promoción de la cultura. En sus cinco años de existencia, La Térmica, se ha convertido en el espacio de referencia cultural de Málaga; un centro de creación, producción y formación cultural contemporánea basado en un planteamiento moderno, abierto y plural que busca, a través de la cultura y la iniciativa personal ciudadana, desarrollar una nueva mirada sobre la realidad.
Murcia Inspira, un programa de descubrimiento para la creatividad más efervescente

Murcia Inspira, un programa de descubrimiento para la creatividad más efervescente

4 julio, 2018
En el valle del río Segura se asentó una población que buscaba el resguardo de la montaña y la frescura del mar. Una zona en la que la cultura siempre ha dejado una huella profunda a lo largo de toda su historia, de ahí su imponente patrimonio cultural. Ese aroma de la fruta, la verdura y el salitre del mar irradia el espíritu de una ciudad en la que ha nacido el proyecto multidisciplinar Murcia Inspira, en el que se trata de atrapar un momento mágico de efervescencia creativa que ahora se está germinando de la mano de Cervezas Alhambra.