Rakel Cernicharo, con el Mediterráneo en las venas

Por Nerea Campos Godoy

Hay un olor que se alimenta de la tierra que la vio nacer y que, aunque navegue por otros mares, siempre sabe volver al inicio. Ese aroma a salitre, bocanada de aire y graznido de gaviota recupera a los que abandonaron sus orígenes y los atrae de nuevo, reinventados.

Hablamos de Valencia, ciudad de calor, de ciencia y de mar, pero también lugar de procedencia de Rakel Cernicharo, una de las chefs más jóvenes del país y con mayor proyección de futuro, gracias a sus ideas e innovaciones dentro de la cocina, su arrojo a la hora de apostar por ellas y su capacidad de invención y de trabajo. Se descubren sus platos, así como se manifiesta la personalidad del mar en las Noches Alhambra en Valencia, una experiencia gastronómica única maridada con las tres especialidades de Cervezas Alhambra.

La naturaleza voluble del mar, además de su espontaneidad, parece corresponder a la historia personal que ha vivido Rakel, quien, con 18 años, huérfana y sin un hogar fijo, viajó a Londres para construir su propio futuro. Sorteó con atrevimiento los obstáculos vitales que se interponían en su camino, pero, con el entusiasmo y el poder de haberse enamorado de la cocina, así como las ganas invertidas en sus propios proyectos, hace una década volvió a Valencia para abrir un restaurante en el barrio antiguo de la ciudad.

Se podría hablar de destino o de fortuna, pero lo cierto es que, a pesar de su escasa experiencia en el sector de la hostelería en aquel momento, el esfuerzo de la cocinera es lo que ha conseguido que ahora sea conocida como una de las chefs más prometedoras del país y, de hecho, haya sido la última ganadora del afamado concurso de gastronomía de Top Chef.

La chef Rakel Cernicharo en las Noches Alhambra

Un restaurante con personalidad propia

Karak es el restaurante en el que ahora refleja su propia personalidad, escrito con una k de estilo suburbano, donde defiende su propia cocina y elabora los exquisitos platos con los que se ha hecho tan conocida en los últimos tiempos.

Del local que abrió con 22 años, en el que se servían los platos más demandados por los turistas en Valencia, hasta el que tiene ahora, han pasado diez años, una evolución profesional y una profunda curiosidad por la cocina, a la que se asoma dejándose guiar por sus olores, ya sea el cardamomo, el anís o el propio aroma de unas flores.

Plato de Rakel Cernicharo en cucharaLa cocinera desea que sus platos se saboreen de igual manera en que se disfruta un baño en verano: con hambre y con sed. Y no hay mayor evidencia que el hecho de que los platos vuelvan vacíos a la cocina, quizá también porque busca la democratización de la alta cocina y sus precios.

Su cocina de transformación tiene mucho que ver con los aires de levante de las Noches Alhambra de Valencia, a los que suma la indagación por los sabores orientales, manchegos y de multitud de procedencias.

Buscar sabores nuevos con los ingredientes que da la tierra, pero, a la vez, aportar ese roce distinguido que los hace tan suyos. La gastronomía valenciana ha visto cómo sus platos experimentaban un progreso hacia la cocina de fusión con la que Rakel está sembrando la simiente de su carrera como chef.

Una cocina de fusión, saludable y de carácter sostenible

Para mantenerse fiel a los sabores naturales, para poder experimentar con ellos y conseguir que el sabor del mediterráneo siga estando ahí, a la misma vez que cuida con ternura del medio ambiente, Rakel Cernicharo es una cocinera que aboga por unos platos sostenibles.

Sí, la cocina de fusión es moderna, necesita un proceso de transformación y de mezcla de sabores e ingredientes: experimentar es la base de su creación culinaria. Pero la chef, como estandarte de su libertad, imprime su personalidad a sus platos a la misma vez que los crea con un propósito claramente saludable.

Plato de Rakel Cernicharo con limón y floresEsto no es más que la reivindicación de que la cocina más contemporánea también puede servir como reconciliación con el entorno y con la tierra que nos rodea, por eso en su restaurante suele utilizar algunos ingredientes que planta en su propio huerto.

Además, para Cernicharo siempre hay espacio para los colores y la pintura en forma de flores que adornan e influyen de sabor cada una de sus elaboraciones. Violetas, rojos y amarillos son público habitual en sus preparaciones.

Ese equilibrio entre los diferentes elementos que introduce en su paleta culinaria es lo que ha convertido la búsqueda de Rakel Cernicharo en una realidad que se paladea en los platos que presenta a cada comensal.

Imágenes | Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Dani Frías, alma mediterránea a fuego lento

En Momentos Alhambra | El alma gastronómica tras las Noches Alhambra by Nacho Manzano

 

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Tapas con Tiempo

Tapas con Tiempo

21 noviembre, 2017
Descubre una ruta gastronómica hecha sin prisa. Un recorrido donde podrás parar más, probar más. Y conocer nuevos sabores, aromas y texturas con matices únicos, Tapas con Tiempo.
Siete turrones artesanos para saborear y disfrutar sin prisa

Siete turrones artesanos para saborear y disfrutar sin prisa

21 diciembre, 2017
“Por aquellos tiempos, el Rey contrajo matrimonio con una princesa escandinava, quien tuvo que venirse a estas tierras dejando atrás su frío país de origen. La princesa se sintió muy triste al no poder disfrutar de los bellos paisajes de su país llenos de nieves perpetuas….”