Cultura

Si algo saben bien los creadores es que innovar necesita tiempo y perspectiva. Dejarse llevar por los detalles del arte y la cultura nos da un visión nueva y nos permite descubrir matices que de otra forma nos resultarían invisibles. Por ello, Cervezas Alhambra ha convertido sus momentos en una experiencia donde creación y cultura se dan la mano, artística y sensorialmente. Dedícale un momento a la cultura, dedícale un momento a Cervezas Alhambra.

Krasznai Ceramics, la abstracción del arte contemporáneo hecha cerámica

Krasznai Ceramics, la abstracción del arte contemporáneo hecha cerámica

2 enero, 2018
Rígida y frágil. Áspera y delicada. Dura y moldeable. Rústica y moderna. Así es la cerámica, el material por el que Roger Coll, el hombre detrás de Krasznai Cosmetics, dejó su trabajo en un estudio de arquitectura y decidió —con una beca de formación en Finlandia de por medio— volcarse en sus verdaderas vocaciones: la artesanía y la escultura.
Los mares del mundo transformados en joyas: la artesanía de Inés Susaeta

Los mares del mundo transformados en joyas: la artesanía de Inés Susaeta

26 diciembre, 2017
Las rocas erosionadas por el vaivén de las olas. El salitre bañando cada poro de la piel. El sabor salado de un chapuzón en el Cantábrico. Todo eso se palpa en las joyas de Inés Susaeta, la artesana vasca que, con sus manos, da forma a collares, anillos y pulseras que son capaces de condensar, en una pequeña pieza, toda la fuerza del mar.
La belleza lorquiana de los patrones de Miriam Doz

La belleza lorquiana de los patrones de Miriam Doz

20 diciembre, 2017
Hay algo mágico en la costura. En cómo los hilos unen retazos de tela y crean prendas fabulosas. En cómo, de un boceto en papel, se puede llegar a dar forma a un vestido que cuente una historia. Y, sobre todo, hay algo mágico en las manos que son capaces de todo eso. Como las de la diseñadora Miriam Doz.
Alfredo Arranz, transformando la seda en pequeñas obras de arte

Alfredo Arranz, transformando la seda en pequeñas obras de arte

18 diciembre, 2017
Cuando, en los años 90, el burgalés Alfredo Arranz vivía en Madrid, se quedaba embobado delante del escaparate del taller de Lola Fonseca, maestra de la pintura en seda. Fascinado por la destreza con la que esta mujer dibujaba sobre un material tan delicado, se repetía: “Yo algún día tengo que hacer esto”.